El 47% de jóvenes colombianos consumen bebidas alcohólicas en presencia de sus padres

El estudio también evidenció que los padres aceptan el consumo de alcohol en sus hijos menores de edad y la primera vez que lo hacen es en contextos familiares.

Foto: iStock.

El Segundo Estudio de Consumo de Alcohol en Menores de 18 años en Colombia, desarrollado por la Corporación Nuevos Rumbos (Investigación y Prevención del Consumo de Drogas) y apoyado por Bavaria, resaltó la creciente problemática que vive el país frente a este tema, que evidencia que la edad en la que los jóvenes empiezan a ingerir alcohol es cada vez menor, lo que lleva a consecuencias negativas para la salud física y mental.

El estudio tuvo como propósito identificar los diferentes factores que influyen en el consumo de alcohol en menores de edad. Se resaltó que dos de cada tres jóvenes en edad escolar de colegios públicos y privados han probado el alcohol en algún momento, entre los grados sexto y once.

Entre los datos más relevantes se encuentran:

- El 70% de los menores de edad han pedido a un adulto que les compren bebidas alcohólicas.

- La edad de inicio es alrededor de los 12 años, donde el 14% de los encuestados iniciaron el consumo de alcohol antes de los 10 años, con una mayor tendencia en hombres (16%) que en mujeres (12%).

- Medellín y Tunja son las ciudades en las que se consume más frecuentemente alcohol, seguidas por Cali y Bucaramanga.

- El 31% de los adolescentes encuestados reportó haberse embriagado alguna vez en la vida.

- El 66% de los jóvenes considera fácil o muy fácil conseguir alcohol.

- Más de la mitad de los encuestados (54%) toman en fiestas en la casa. 

- El 93% ha estado en fiestas en donde sirven bebidas alcohólicas a menores de edad.

- Las regiones en donde se presencia mayor consumo por menores de edad son Caldas, Bogotá, Risaralda, Antioquia y Boyacá.

La mayoría de los padres dice no aceptar el consumo de alcohol en adolescentes, sin embargo, al contrastarlo parece haber una contradicción, pues como se ha evidenciado en los resultados presentados, los adolescentes toman en sus propias casas y en presencia de sus familiares.

El resultado del estudio es impactante y deja en evidencia el poco cuidado que se le da al consumo de alcohol entre los menores de edad, debido a un tema muchas veces cultural. Con los resultados se espera una mayor concientización en la población adulta, acerca del consumo y facilitación de alcohol a menores de edad.

¿Qué hacer para contribuir a que los jóvenes conozcan las consecuencias y el riesgos de su consumo a temprana edad, en pro de un mejor futuro para ellos?

TIPS:

1. Genera ambientes de confianza para que ellos quieran y puedan hablar contigo, contesta las preguntas de tus hijos y explícales con argumentos y razones claras por qué no deben consumir alcohol.

2. Da ejemplo. No les digas una cosa y que luego te vean haciendo o promoviendo otra.

3. Se firme. No hay nada que negociar sobre el consumo de alcohol en niños, niñas y adolescentes.

4. Escúchalos y háblales en un lenguaje sencillo y directo, siempre con amor.

5. Habla con ellos sobre lo que significa ser un buen amigo y lo que no.

6. Enséñales a decir “NO” al consumo de alcohol.

7. Crea, de común acuerdo, reglas familiares sobre horarios, lugares, y actividades. Determina las consecuencias de no cumplirlas y sea firme con ellas.

8. Construye con otros padres, madres, cuidadores y educadores acuerdos para la prevención del consumo de alcohol.

9. Sugiere actividades de tiempo libre, deportivas, culturales y foméntalas desde la familia.

10. Manténte en sintonía con lo que es ser niño, niña y adolescente para estar más cerca de ellos.

Aspectos para no olvidar:

1. Garantiza espacios en donde existan juegos supervisados para los niños, niñas y adolescentes, fuera del entorno donde estén presentes las bebidas alcohólicas.

2. Apoya e interésate por las actividades que realizan ellos. Organiza actividades familiares que puedan disminuir el riesgo de que los niños, niñas y adolescentes comiencen a tomar alcohol desde temprana edad.

3. Cultiva su autoestima, fomentando una imagen positiva de ellos mismos. Tener autoestima les ayudará a decir que no, a no refugiarse y a no ceder a la presión de amigos y compañeros ante el consumo de alcohol.

4. Combate la idea errónea de que el alcohol no es perjudicial para los menores de 18 años. Los niños, niñas y adolescentes querrán probar alcohol porque saben, a través de medios diversos como la publicidad, películas, televisión y la observación de adultos, que se asocia a situaciones divertidas y agradables. Hay que explicarles los riesgos que conlleva el consumo de alcohol para ellos.