El 66% de las víctimas de violencia machista están desempleadas

La incapacidad de tener independencia económica hace que las mujeres sean más vulnerables y sientan que no tienen una manera de escapar.

Un 66% de las víctimas de violencia machista están desempleadas.
Muchas mujeres no son capaces de denunciar porque no tienen otra manera de sobrevivir.Pixabay

Después de 11 años de ser maltratada por su esposo, la española Ana Bella sacó el valor para escapar con sus cuatro hijos, sin un peso en el bolsillo. Hoy es una activista que trabaja con víctimas en 194 países, para darles la fuerza y las herramientas para alejarse de sus agresores y salir adelante. Se encuentra con todo tipo de historias, como esta de una rumana, que no pudo denunciar a su marido después de que él le rompiera un plato en la cabeza: “Tienes que tener doce euros para comenzar todos los trámites burocráticos de la denuncia; como esta mujer no los tenía, los policías se fueron de la casa sin más”, cuenta Ana para el diario ABC de España.

De acuerdo con una encuesta realizada por Adecco, el 66% de las  víctimas de violencia de género están sin empleo en el momento de comenzar a sufrirla. En el mismo informe, las mujeres señalan que el miedo a la reacción del agresor, el desempleo y su precaria situación económica son los principales frenos a la hora de denunciar.

El director general de la Fundación Adecco, Francisco Mesonero, advierte que “el trabajo no es una barrera infranqueable contra la violencia de género”, pero observa “cómo se convierte en un escudo de protección, al eliminar el factor de dependencia económica, que muchas veces es el causante de que las situaciones de violencia se prolonguen en el tiempo”.

Ana Bella estaba acostumbrada a una vida de lujos, coches, propiedades y trabajadores a su servicio. Si huía, no sabía cómo sobreviviría, pero un día no pudo más y despertó:  “Todos nuestros agresores son narcisistas. Hunden nuestra autoestima, nos pisotean, nos aíslan, logran que nos miremos al espejo y no nos reconozcamos, pero se olvidan de que somos mujeres fuertes y que cuando nos miramos, podemos pensar que queremos otra cosa para nuestra vida”.

La española asegura que de los 1.200 millones de mujeres maltratadas en el mundo, solo el 14% de las víctimas pide ayuda, así que su trabajo se ha enfocado en impulsarlas a romper el silencio: “En octubre del 2017 conté mis historia en un video que se hizo viral con 80 millones de views y recibimos 3 millones de peticiones de ayuda –cuenta en la página web de su fundación–.Nosotras usamos nuestro amor, nuestro tiempo y nuestra empatía para acompañar a las mujeres maltratadas, pero una vez que salen de las casas de acogida necesitamos medios económicos para que recuperen su vida no como víctimas dependientes de un subsidio, sino como mujeres supervivientes y felices, capaces de actuar como agentes de cambio social ayudando a otras mujeres. A veces es cuestión de un euro más para un billete de metro para acudir a una entrevista de trabajo; 30 euros para llenar el coche de carburante con el que nuestras voluntarias acuden a rescatar a las mujeres de sus casas o acompañarlas a la policía y a los juicios; 350 euros para que realicen una formación que las capacite para volver a trabajar, o 600 euros para la fianza del alquiler de un piso lejos del maltratador”.

En resumen: tanto Ana Bella y su fundación, como las mujeres víctimas en todo el mundo, muchas veces solo necesitan un soporte económico que les permita tener el techo y la comida que durante años les ofreció su agresor. Claro, otras tantas necesitan un soporte emocional que les ayude a abrir los ojos y darse cuenta de que son capaces de existir por su cuenta. Pero incentivar la independencia económica de las mujeres en la sociedad y eliminar las costumbres machistas que llevan a que ellas abandonen su empleo después del matrimonio o para dedicarse a sus hijos, puede ser un paso clave para eliminar la violencia de género, no solo porque les permitirá a las mujeres escapar, en caso de ser necesario, sino porque las hará sentir más poderosas, más capaces, más valiosas.  

894073

2019-12-03T12:01:51-05:00

article

2019-12-03T12:03:50-05:00

nroldan_250929

cromos

Redacción Cromos

Estilo de Vida

El 66% de las víctimas de violencia machista están desempleadas

65

3919

3984