El arte de desmaquillar

Es tan importante la calidad de la base, los polvos y las sombras que compramos, como la del producto que usemos para limpiarnos la cara en las noches. Hay alternativas para cada tipo de piel.

Foto: getty

En el rostro se acumulan infinidad de sustancias que, de no limpiarse de la manera adecuada, pueden obstruir los poros, envejecer la piel y hacer que se vea opaca y reseca. El ma- quillaje, las bacterias y la contaminación ambiental son nuestros enemigos.

Por esta razón, la rutina de limpiar- nos la cara al final del día es una nece- sidad, independientemente de que nos maquillemos o no. “Al hacerlo, la piel se oxigena y ese oxígeno es necesario para todos los procesos metabólicos del cuerpo. Al retirar la obstrucción de los resi- duos acumulados durante el día, la piel puede respirar y esto permite que se re- pare para evitar el envejecimiento, las manchas o las imperfecciones del acné”, afirma Ana María Castellanos, forma- dora de la División de Cosmética Activa de L’Oréal Colombia.

A la hora de limpiarse debe analizar si siente algún tipo de molestia, como irritación, excesiva resequedad, tirantez, enrojecimiento o sarpullido, pueden ser alarmas que indican que debe cam- biar de producto.

Este proceso, que debe hacer parte de la vida de las mujeres y de los hom- bres, debe realizarse en la noche, antes de dormir, y en la mañana después de tomar el baño. Los desmaquillantes o limpiadores se encuentran en diferentes presentaciones y texturas, y cada una sirve para un tipo de piel determinado.

1. Leche limpiadora: Es ideal para aquellas pieles que son más secas o sensibles, porque no reseca y ayuda a mantener el rostro tonificado.

2. Agua micelar: Contiene unas cápsulas, llamadas micelas, que atrapan la suciedad en su interior, así que limpian sin irritar. Funciona para todo tipo de pieles.

3. Jabón limpiador: Perfecto para pieles mixtas y grasas. Deja una sensación de limpieza y frescura, sin necesidad de recurrir a desmaquillantes más fuertes.

4. Desmaquillante bifásico: Es una mezcla de desmaquillante y aceite, ideal para retirar productos a prueba de agua. Solo hay que sacudir bien el envase y humedecer un algodón.

5. Toallas desmaquillantes: Son ideales para esos días en las que llegamos exhaustas y sin ganas de desmaquillarnos. Las encontramos para pieles sensibles, grasas o mixtas.

6. Exfoliantes: Son productos con gránulos que retiran impurezas a profundidad. En pieles grasas se usan 1 o 2 veces a la semana; en secas, 2 al mes.

 

POR TIPOS DE PIEL:

1. Piel mixta o grasa: Se deben buscar productos que contengan reguladores de grasa, como el zinc o exfoliantes. Pueden ser enjuagues, espumas, geles o aguas micelares.

2. Piel normal o sensible: Se recomienda usar productos que tengan sustitutos del jabón, sin perfume. Es importante no hacer mucha presión al limpiar, ya que puede causar más irritación.

3. Piel seca: Los productos indicados deben tener componentes hidratantes, como la glicerina, manteca de karité o aceites. Es preferible que use productos sin enjuague.

 

TIP: La pestañina es un producto que se adhiere muy bien. Para retirarla, humedezca un copito con desmaquillante, póngalo unos segundos sobre el ojo y luego úselo para peinar las pestañas hacia arriba y hacia abajo.

Temas relacionados

 

últimas noticias