Jorge Barón: 50 años haciendo el Show... de las Estrellas

hace 1 día

¿Es verdad que los afrodisiacos despiertan el deseo sexual?

Frutas, plantas y algunos alimentos marítimos gozan de popularidad en el ámbito sexual; sin embargo, las investigaciones científicas ponen en duda esa reputación.

¿Pueden los afrodisiacos despertar el deseo sexual?
"De todos los alimentos que he investigado ninguno ha tenido componentes afrodisiacos": Astrid Garzón, doctora en química de alimentosGetty

El berraquillo es un "poderoso y potente" jugo preparado con ostras, varias vitaminas, leche deslactosada, omega 3, vino de uva, brandy, sabajón, miel y borojó.

Yaniris Meneses, empleada de la Frutería ‘Vane’, en la plaza de mercado de Paloquemao, asegura que este licuado es uno de los más solicitados por su clientela, debido a sus supuestos efectos afrodisiacos y energéticos. Mientras explica los beneficios de esta bebida, un joven grita desde su mesa que es “prácticamente el Red Bull criollo”. Meneses complementa:  “Es muy bueno también para las mujeres, porque alimenta la matriz”.

El berraquillo se siente espeso y la lengua no se demora en percibir el brandy. Pasadas unas horas, el jugo genera somnolencia y, en mi caso,  terminó en un sueño pesado.

Creencias culturales

Uno de los ingredientes más importantes de esta bebida es el borojó, fruta que, se supone, es uno de los mejores afrodisiacos.

Al preguntar por ella en la plaza, varios vendedores gritan desde sus puestos: “sirve para hacer crecer la familia”, “es un estimulante muy bueno”, “alimenta el cerebro”, entre otras cosas.

Astrid Garzón, ingeniera de alimentos y doctora en química de alimentos, realizó una investigación para la Universidad Nacional sobre las propiedades del borojó. “No encontramos un sustento científico para decir que es afrodisiaco”, compartió con Cromos.

Y agregó que de todos los alimentos que ha investigado “ninguno ha tenido estos componentes. Nunca he oído hablar de esto en mi trabajo”. Para Garzón, los efectos afrodisíacos de los alimentos son “producto de creencias culturales”.

Pero en la lista de alimentos estimulantes también está el chontaduro. Este fruto estuvo bajo la lupa del doctor en ciencias químicas Jaime Restrepo, quien en el 2009 publicó una investigación para la Universidad del Valle. En una entrevista para El Tiempo, el experto explicó que el chontaduro es un fruto “nutricionalmente completo”, pero está fuera de sus conocimientos “decir que pueda provocar un efecto afrodisiaco”.

Un efecto psicológico

Según las creencias populares, los estimulantes sexuales no solo cuelgan de los árboles, también están en el mar.
Mónica, quien lleva casi 30 años vendiendo pescado y otros alimentos marítimos, comenta que los clientes preguntan mucho por el camarón. “Dicen que levanta los ánimos, como los mariscos y las ostras”.

En el mundo también existen otros ‘potenciadores sexuales naturales’, como el ginkgo biloba, en China, o la maca, una planta peruana. El médico sexólogo Carlos Quintero Malo explica: “Dependiendo de la cultura, existen muchos afrodisiacos, pero el efecto es más psicológico que fisiológico”.

El especialista asegura que el deseo sexual puede perderse repentinamente, “por razones psicológicas o biológicas. Lo primero obedece a casos de depresión o ansiedad. Pero también pueden influir la diabetes, las enfermedades metabólicas y del sistema nervioso central, entre otras. No obstante, el deseo se puede recuperar al estabilizar estas enfermedades”.
Con los afrodisiacos ocurre como con la religión: la ciencia niega la existencia de un creador, pero, para muchos, todo es cuestión fe.

Temas relacionados