Publicidad
Redacción Cromos / 1 Jun 2022 - 5:30 p. m.

¿Estás en una relación de pareja unilateral? Descubre sus signos

Las relaciones de pareja unilaterales son todo lo contrario de un buen vínculo afectivo y de una relación equilibrada.
¿Estás en una relación de pareja unilateral? Descubre sus signos
¿Estás en una relación de pareja unilateral? Descubre sus signos
Foto: Cortesía: Pibox

Cuando no hay ese balance, alguna de las dos personas siente que puede perder más fácilmente la relación que el otro, es la muestra más clara de la falta de reciprocidad. Y sin embargo, algunas veces se nos escapa a pesar de estar frente a nuestros ojos.

Te puede interesar: Síndrome de la impostora: qué es y cómo superarlo

Podemos demorarnos demasiado tiempo en darnos cuenta, porque justamente, una de sus características es que las relaciones unilaterales (y esto también aplica para las amistades) pueden camuflarse muy bien, pues la falta de claridad es una de sus especialidades, y así se maquillan muchas de las ausencias.

Para cuando nos damos cuenta de que no hay reciprocidad ni presencia verdadera, tal vez ya es muy tarde y estamos involucrados.

¿Qué es una relación de pareja unilateral?

Se puede explicar como una relación en la que uno de los involucrados invierte constantemente más energías, tiempo y recursos en la relación. La mejor forma de saberlo es preguntarse si al detenerse en esfuerzos, la relación perecería por sí sola.

¿Cómo se siente una relación unilateral?

Aunque nuestra pareja esté cerca, sentimos frialdad y distancia emocional de su parte. A partir de las ausencias repetidas y reiteradas se configura la unilateralidad, donde solo uno de los dos involucrados hace todo el esfuerzo para mantener la relación a flote. Con el tiempo la relación se hará cada vez más enferma.

Signos más importantes de que estás en una relación unilateral

Aunque es bastante más complejo de determinar que con una sola lista, es importante que revises si alguno de estos signos está presente en tu relación:

1. En las discusiones siempre terminas cediendo tú

Aunque esto también es solo síntoma de estar saliendo con alguien muy terco, también puede ser un signo para reconocer la unilateralidad. John Gottman, un experto en relaciones y amor, demuestra en varios estudios e investigaciones, titulados “laboratorio del amor”, que la mayoría de las buenas relaciones dependen únicamente de saber llegar a acuerdos, algo que nunca cesa. Su libro más conocido es Las siete reglas de oro para vivir en pareja, y allí explica que el estar en desacuerdo y luego negociar es una parte fundamental de la relación, pero si siempre ocurre de un solo lado, y un solo miembro acaba cediendo, la relación terminará por romperse. Aceptar y callar, y priorizar al otro siempre para salvar la relación es muy dañino. La otra persona puede sentirse asfixiada y sin autoestima, y también vulnerada en su dignidad y su salud.

2. Te cuesta expresar tus sentimientos y necesidades

En este tipo de relaciones es fácil para el que está en desventaja sentir que todo es de vida o muerte: llevarle la comida, contestarle el teléfono, decidir todo por la otra persona. Pero esto es una ficción, pues realmente, el mundo no se acaba, ni se debería acabar si no tienes siempre el tiempo que la otra persona demanda. No expresar los sentimientos y necesidades produce una sensación de vacío, una característica común a las relaciones no equilibradas. Por lo general, las personas pueden llegar a sentir que les hace falta algo, a pesar de que tengan a su pareja al lado, sienten falta de afecto, expresividad, y calidez. Puede suceder que una persona necesite más de lo que le ofrece el otro, pero en estas relaciones es mucho más difícil expresar esos sentimientos. También puede suceder que al intentar hacerlo la persona sea invalidada, se le diga que no es buen momento para hablar o que está exagerando. Eso es una gran bandera roja para evitar.

3. Tu compañía y favores se dan por sentado (pero no los puedes esperar a cambio tan fácilmente)

En este escenario de una relación de pareja unilateral hay una parte pasiva y otra proactiva que se esfuerza por hacer tareas cotidianas, invitaciones, ayudas, regalos, mientras que del otro lado muy poco. No significa que todos seamos iguales, sin embargo, hay ciertos gestos demostrativos básicos que si tú puedes hacer, tu pareja también debería poder. Sin embargo, un gran síntoma de estar en una relación como estas es que lo que hagas se espera, pero no reciben tus peticiones o quejas de ninguna manera.

Recuerda que no eres el único responsable.

No des para recibir a cambio, pero tampoco des sin recibir nunca nada. Si bien cada pareja tiene sus propios asuntos, el único principio básico que no debes romper es recordar que el amor es equilibrio, reciprocidad, saber hacer equipo, cuidar y aunar esfuerzos, atenciones e ilusiones por esa relación. Si esto falla, todo se viene abajo.

Te puede interesar: Sequedad ocular: ¿Qué es el síndrome del ojo seco y cómo se puede controlar?

Síguenos en Google Noticias