Receta especial para los más pequeños: Raviolis rellenos de pollo

Con salsa blanca y tronquitos de habichuelas con arvejas.
Receta especial para los más pequeños: Raviolis rellenos de pollo

Preparación

Corte ½ libra de habichuelas en tronquitos pequeños.

Cocine ½ taza de arvejas junto con la habichuela hasta que estén tiernas.

Reserve.

En una sartén, caliente una cucharada de aceite de oliva.

Sofría 1 cucharada de cebolla cabezona y una cucharadita de ajo finamente picados.

Añada 2 tazas de caldo de pollo y reduzca hasta obtener ¾ de taza.

Vierta 1 taza de crema de leche, los vegetales y cocine a fuego medio hasta que la salsa tome consistencia.

Agregue 1 cucharada de perejil o albahaca picada, sal y pimienta al gusto.

Cocine una libra de raviolis hasta que estén al dente.

Cuele.

Distribuya la salsa en cuatro platos hondos.

Ponga los raviolis y esparza queso parmesano.

Datos útiles:

1. Escoja habichuelas cuya vaina sea de color intenso y textura crujiente. La mejor forma de conservar las habichuelas es: primero lavarlas y después secarlas con una toalla de papel. Guárdelas en el cajón del refrigerador envueltas en una bolsa plástica por 3 o 4 días. Cuando las vaya a usar, córteles las puntas de los extremos; en algunas variedades hay que retirar el cordoncito, o hilo longitudinal.

2. Para darle un sabor delicioso a las habichuelas, cocínelas en caldo entre 5 y 7 minutos. No las deje cocinar en exceso, o perderán su textura y quedarán blandas. Las habichuelas quedan muy bien cuando se sirven con vinagretas, mayonesas, salsa de tomate o mantequillas calientes.

3. La habichuela también recibe el nombre de judía verde o de enrame. Una libra de habichuelas enteras corresponde a 4 tazas, pero si se cortan en pedazos pequeños y se cocinan se obtendrá 2 y ½ tazas.

 

Las habichuelas

Habichuelas

 

Como el cuento de las habichuelas mágicas, que de niños nos permitió trepar al cielo, esta legumbre tiene un encanto muy especial. Es originaria de nuestro vecindario, específicamente Perú y Centroamérica. Existen diversas variedades que se diferencian por su color. Las más apetecidas son las de los colores verde y amarillo. En su interior reposan unas semillas inmaduras. Sus vainas pueden ser rectas y delgadas, como los habichuelines; otras, curvas, y otras, semirrectas. La que más consumimos es la carnosa y ancha que recibe el nombre de habichuela común. Las habichuelas se pueden consumir enteras o cortadas en pedacitos. Se usan frías en ensaladas, como en la famosa ensalada francesa Nicoise. Si las va a servir calientes, se pueden cocer al vapor, saltearlas o hervirlas. Van muy bien cuando se incorporan en sopas, tortillas y cacerolas. Es un producto muy económico y se consigue en todas partes de forma fresca y con seguridad es cultivada por campesinos colombianos muy cerca de donde vivimos, lo que la hace ecológica en términos de ahorro de combustibles y recursos naturales. 

 

¿SABÍA USTED QUE...? 

La ensalada Nicoise es originaria de Niza y es excelente para servir como plato principal:

Cocine ½ taza de papa sabanera pelada y cortada en cubos. Cuatro minutos antes de terminar la cocción, añada ¾ de taza de habichuelas cortadas por la mitad. Cuele y reserve. Aparte, en otra olla cocine 3 huevos hasta que estén duros. Deje enfriar. Corte cada huevo en cuartos.

Para hacer la vinagreta, mezcle 3 cucharadas de jugo de limón o vinagre de vino blanco con 9 cucharadas de aceite de oliva, 1 cucharadita de mostaza, sal y pimienta al gusto.

Mezcle 4 tazas de lechugas mixtas con dos cucharadas de vinagreta. Distribúyalas en cuatro ensaladeras o platos.

En otra vasija combine las papas, las habichuelas, ¼ de taza de aceitunas negras sin semillas, ½ cebolla roja pequeña tajada en láminas delgadas, 2 cucharadas de alcaparras pequeñas, 3 tomates rojos chontos sin semillas cortados en cascos, 1 lata de atún (en agua) dividido en pedazos medianos. Ponga esta mezcla sobre la lechuga. Decore con 4 filetes de anchoas y los huevos. Sirva con el resto de vinagreta.

 

últimas noticias