Guía para un buen polvo

Trabajar el suelo pélvico implica disfrutar una sexualidad más activa y placentera. ¿De qué se trata y cómo lograrlo?

Por: Laura Muñoz Sarmiento

 

Es Tan importante tonificar las piernas y el abdomen como trabajar el suelo pélvico: el área donde confluyen la vagina, el recto, la vejiga y la uretra. Para sentir una mayor satisfacción durante una relación sexual, para ofrecerle más placer a su pareja, para prevenir enfermedades en esta región del cuerpo o evitar el debilitamiento de los músculos que allí se encuentran, existen ejercicios que nos ayudarán a fortalecer nuestro organismo mientras  que le damos más herramientas a la libido.

 

Soner Rodríguez, una reconocida coreógrafa que utiliza varias técnicas para ejercitar las paredes vaginales, explica que un suelo pélvico fortalecido y tonificado aumenta la sensibilidad vaginal, la lubricación, la intensidad y la duración de los orgasmos. Ana Verónica Romero, entrenadora física y asesora nutricional, concuerda y agrega que los ejercicios más efectivos son los de Kegel: una serie de contracciones voluntarias de los músculos vaginales. 

 

Estimular el suelo pélvico no solo potencia la irrigación de sangre en los genitales sino que aporta al control de esfínteres, la incontinencia urinaria y el prolapso pélvico (la caída del útero). Después de un parto, estos ejercicios son especialmente importantes, porque la musculatura queda debilitada. 

 

Trabajar esta zona del cuerpo no solo es positivo para la mujeres. Si los hombres ejercitan esta región combatirán la disfunción eréctil y la eyaculación precoz. Además, es la manera más efectiva para fortalecer y controlar los músculos del pene. En otras palabras: podrán prolongar su erección durante una relación sexual.

 

La alimentación también juega un papel esencial: los arándanos, la quinua, las semillas de chía, los frutos secos, el agua natural y el ajo son los productos ganadores para mantener el suelo pélvico saludable. 

 

Siempre nos dijeron que lo más importante era llegar al orgasmo, pero nunca nos dijeron cómo ejercitar los músculos para lograrlo. La pelvis es una de las zonas más erógenas del cuerpo, así que podremos disfrutar una sexualidad más activa y placentera con solo trabajar estos músculos unos cuantos minutos al día. 

 

Web

 

 

El uso de juguetes sexuales puede mejorar los resultados:

 

Bolas chinas

Son dos esferas que estimulan las paredes vaginales. Con ayuda de lubricante se introducen en la vagina. Luego se camina con ellas durante 10 minutos diarios, luego 15 y, finalmente, 20.

 

Conos vaginales

Solía ser el método más recomendado por los especialistas. Vienen en una cajita que contiene cinco conos con distintos pesos para ser utilizados de forma gradual. Se colocan en el interior de la vagina de 10 a 15 minutos, dos veces al día. 

 

Pesas vaginales

Recostadas, con las piernas dobladas, aplicamos lubricante y ubicamos la pesa en la entrada de la vagina. Relajamos la musculatura pélvica y contraemos hasta que la pesa ingresa y se levanta ligeramente. 

 

Foto: iStock.

 

últimas noticias