Estilo de vida

Las 6 cosas que más odia tu gato y ni te habías enterado

Redacción Cromos | 20 de mayo
El Espectador
Los gatos son vistos como mascotas independientes, egocéntricas y desinteresadas. Aunque hay que cuidarlos menos que a los perros, su comportamiento se debe a situaciones o cosas que hacemos y que ellos odian.
El Espectador

Cosas que tu gato no soporta

Ciertos gestos y conductas que tenemos a diario pueden llegar a molestar a nuestro gato. Conocer el significado de sus maullidos y movimientos son clave a la hora de forjar un vinculo más fuerte y darle una calidad de vida mejor.
El Espectador

Que los mojen

A pesar de que se crea popularmente que los gatos odian el agua, lo que les molesta es que los salpiquen o los bañen. Debido a que el origen de estos animales se centra en zonas más desérticas, el contacto con el agua no es un momento favorito o algo que los emocione.
El Espectador

Olores fuertes

El olfato de los gatos no es tan eficaz como el de los perros, sin embargo, hay olores que no soportan. Si su dueño llega a utilizar alimentos como el ajo, la cebolla, el vinagre o cítricos, ellos van a salir corriendo.
El Espectador

Los ruidos fuertes

Los ruidos muy agudos o fuertes llegan a molestar mucho a los gatos. Bien sea el sonido de las aspiradoras, los gritos, los cláxones o incluso el ladrido de los perros les pueden generar patologías como ansiedad o estrés.
El Espectador

Que no les presten atención

Ser ignorados por los humanos es algo que les fastidia. Si bien les encanta ser independientes, cuando quieren que sus dueños les pongan atención es en serio.
El Espectador

Levantarlo por mucho tiempo

Retenerlos por la fuerza es algo que ellos odian. Aunque sean suaves y esponjosos, nos les gusta mucho que los acaricien por largo tiempo. Si coges a tu gato en brazos y notas que empieza a maullar o a moverse, no está cómodo y por ende saldrá corriendo.
El Espectador

Mirarlos fijamente a los ojos

Aunque sus ojos sean muy llamativos y preciosos, mantenerles la mirada fija es algo que odian de verdad. Este contacto visual es un significado de dominación por lo que lo mejor para ganarte la confianza de él, es parpadear despacio mientras lo miras a los ojos.
El Espectador
¿Te quedaste con ganas de más?