Las japonesas se rebelan: luchan por su derecho a usar gafas en la oficina

En este país estaban a acostumbrados a obedecer normas obsoletas y machistas en el trabajo. Las mujeres tenían la obligación de ir siempre en tacones y de quitarse las gafas para verse más femeninas.

Las japonesas se rebelan: impulsan campaña por su derecho a usar gafas en la oficina
La razón por la cual las japonesas no pueden llevar gafas a la oficina es meramente estética. Getty

El primer semestre de este año, la actriz Yumi Ishkawa puso en marcha una campaña para ponerle fin a la costumbre de exigir a las mujeres usar tacones en el trabajo. La iniciativa tomó el nombre de #KuToo –un juego de palabras entre “Kutsu” (zapato en japonés) y “Kutsuu” (dolor)– y surgió a partir de un trino de Ishkawa: "Espero que algún día las mujeres podamos liberarnos de la costumbre de tener que llevar tacones al trabajo".

Aunque cada vez son más las empresas que dan libertad a sus empleados, en Japón aún es común que las compañías y organismos públicos impongan códigos. Por lo general, los hombres deben llevar traje y corbata en tonos oscuros, y las mujeres falda y tacones. 

Tal fue el apoyo que recibió la campaña, que la actriz decidió reunir firmas, a través de la web Change.org, para pedir al Ministerio de Salud, Trabajo y Bienestar de ese país que prohíba a los empleadores exigir el uso de ciertos tipos de zapatos a las mujeres, “por su impacto en la productividad y en la salud”.

Ahora la lucha es por las gafas

Después de la iniciativa de los tacones, las japonesas se han atrevido a reaccionar contra otras políticas laborales obsoletas y el turno ahora es de las gafas. "La raíz del problema es que (algunas empresas) tienen reglamentos aplicables únicamente a las mujeres, como la prohibición de las gafas o la obligación de utilizar cosméticos, que son excesivos", dijo Yumi Ishikawa a la prensa. "Estas prácticas deben ser revisadas".

La razón por la cual las japonesas no pueden llevar gafas a la oficina es meramente estética. Si las trabajadoras llevan gafas, esconderán detrás de ellas su maquillaje, otro de los requerimientos comunes que las empresas suelen imponer a las mujeres. El objetivo es aspirar al "Yamato Nadeshiko", término japonés que hace referencia a la mujer ideal.

La nueva petición Ishikawa, presentada en el ministerio de Trabajo, ya recogió 31.000 firmas. En las redes sociales la etiqueta "gafas prohibidas" se convirtió rápidamente en tendencia. El funcionario que recibió la petición dijo que sería "considerada como una opinión entre otras" antes de tomar una decisión final sobre nuevos reglamentos gubernamentales para combatir el acoso en el lugar de trabajo.

Cuando la tendencia se impuso en redes sociales, muchas mujeres compartieron sus experiencias. Una de ellas contó que su jefe la había obligado a quitarse las gafas porque a los clientes no les gustaban. Otra comentó que tuvo que usar lentes de contacto a pesar de que se recuperaba de una infección ocular. “Si usar gafas es un verdadero problema, la prohibición debería ser para hombres y para mujeres”, resaltó Ishikawa.

894119

2019-12-03T16:21:15-05:00

article

2019-12-03T16:22:59-05:00

nroldan_250929

cromos

Redacción Cromos con información de AFP

Estilo de Vida

Las japonesas se rebelan: luchan por su derecho a usar gafas en la oficina

74

2985

3059

Temas relacionados