¿Los niños que pertenecen a la comunidad LGBT sufren el matoneo de un modo particular?

Hablamos con Lina Cuellar, directora de Sentiido, una organización que trabaja en la disminución de los prejuicios y la discriminación de las personas LGBT. La historiadora comparte reflexiones sobre el 'bullying' en las aulas de clase.

Pixabay

¿Los niños que pertenecen a la comunidad LGBT sufren el matoneo de un modo particular? ¿Con ellos es más difícil combatir este problema?

Los niños y niñas que son gais, lesbianas, bisexuales o trans tienen un estigma extra. Los profesores y los alumnos suelen sancionar más el hecho de que alguien se burle de un niño por el tamaño de su cuerpo o por alguna discapacidad. En cambio, cuando a un niño lo molestan porque es amanerado o porque la niña es masculina o porque tiene una pareja del mismo sexo, la comunidad termina inculpándolo. Le dicen que no sea tan maricón, que no sea amanerado, que juegue fútbol, que la niña sea más femenina para que no la molesten.

¿Los colegios están preparados para proteger a sus alumnos que son discriminados por su orientación sexual?

La prevención del acoso escolar por orientación sexual e identidad de género no está tan sistematizado como otros tipos de acoso. Muchas veces los niños tienen la fortuna de encontrarse con un profesor que piensa de manera abierta y se preocupa por el bienestar de los estudiantes. Esto tiene mucho que ver con los aliados que los niños encuentran en su colegio. 

 
 

 

¿Quiénes son sus aliados?

En ocasiones puede ser la persona de la biblioteca, la enfermera, el profesor de educación física, el vigilante, algunos terminan encontrándolos en espacios que uno no se imaginaría. 

¿Qué consejo les daría a los padres al momento de escoger el colegio?

Hay una relación de cliente-marca entre los papás y el colegio. Lo más importante es escuchar a los alumnos, el hecho de que un menor se atreva a decir que lo están molestan­do en clase por amanerado es porque realmente está desesperado. La mayoría de los niños no se atreve a denunciar el acoso escolar con sus padres porque tendrían que salir del clóset. De hecho, en la encuesta que hicimos en Sentiido, encontramos que el 59% de alumnos que sufrieron acoso por su identidad de género nunca lo re­portaron al personal escolar y el 60,1% nunca lo reportó a un familiar. No lo hacen por temor, sienten que les van a echar la culpa por no ser lo suficiente­mente masculinos o femeninas.

¿Los niños denuncian la situación que están viviendo en las escuelas?

En general los niños y niñas no se atreven a denunciar el acoso escolar con sus padres, porque tendrían que salir del closet.  En la encuesta que hicimos en Sentiido, el 59% de niños y niñas que sufrieron acoso por su identidad de género nunca lo reportaron al personal escolar y el 60,1% nunca lo reportó a un familiar. Son cifras muy altas que indica que los niños tienen temor. Sienten que les van a echar la culpa, sienten que es culpa de ellos no ser lo suficientemente masculinos o femeninas.

Eso quiere decir que están en un callejón sin salida.

Los niños no deberían estar en un callejón sin salida, en este momento hay muchos recursos. El niño o la niña que tiene dudas sobre su sexualidad, lo primero que hace es meterse a internet. Se educan a partir de lo que encuentran en Youtube, en Instagram, que son los grandes canales. Hay cuentas que son positivas, por ejemplo, están los contenidos de Calle y Poché, que lanzan un mensaje de inclusión, lo mismo sucede con Juan Pablo Jaramillo. Los tres son voces que dan un respiro, con los que el niño o la niña pueden decir "no soy el único". También se pueden encontrar con información muy negativa, comentarios hirientes que los puede llevar a tomar malas decisiones.

¿Qué se puede hacer en la casa?

Los papás, entre más frescos hablen del tema, va a ser más fácil. Recomiendo ver en familia series como Sex education o 13 razones de por qué para hablarlas para ver ellos qué piensan. Este ejercicio puede ayudarlos a no estar en un callejón sin salida, a no sentirse solos. 

¿El matoneo es más implacable hoy?

El problema del matoneo es que lo puedes sufrir en cualquier parte y a cualquier hora, antes el matoneado llegaba a su casa y tenía un respiro. Hoy el bullying puede ser permanente. Hay colegios que están dispuestos a tocar abiertamente temas de diversidad sexual e identidad de género, nosotros en Sentiido hemos trabajado con programas abiertos para que todos conozcan. No queremos que ningún estudiante se salga del colegio por discriminación.

¿Cuál es el perfil del acosador?

La persona que acosa puede sufrir otros tipos de violencia o de dificultades en su hogar. En el acoso hay una relación de poder, en donde el acosador se aprovecha para sembrar miedo. Posiblemente tiene muchas inseguridades y no quieren que se metan con él. Es muy raro que se haya bullying porque sí, cuando le caen a uno, se le cae más, se encuentra un target especifico. El testigo es uno de los elementos más importantes, el acoso funciona en muchas dimensiones, a los niños les da miedo intervenir porque no quieren estar en el lugar del matoneado. 

 

 

 

 

882435

2019-09-22T17:45:45-05:00

article

2019-09-23T15:59:29-05:00

ctorres_250930

cromos

Carlos Torres / Revista Cromos

Maternidad y Bienestar

¿Los niños que pertenecen a la comunidad LGBT sufren el matoneo de un modo particular?

88

5648

5736