Los privilegios perdidos de las pieles pálidas

Por muchos años las pieles blancas fueron fruto de admiración y sinónimo de estatus social.
Los privilegios perdidos de las pieles pálidas

Por muchos años las pieles blancas fueron fruto de admiración y sinónimo de estatus social. Las mujeres debían mantener sus pieles inmaculadas, protegidas del sol con el fin de demostrar que eran de la clase aristocrática, que ocupaban su tiempo tocando el piano en salones cerrados y no trabajando como las campesinas, siempre bronceadas, al aire libre. Fue hasta 1885, con el esloveno Arnold Rikli, conocido como El Doctor Sol, cuando se descubrieron las virtudes de los rayos solares y se inventaron tratamientos para curar la depresión y la locura. Diseñadoras como Coco Chanel no tardaron en hacer de esta revolución científica una verdadera sacudida en el estilo, y una vez el astro rey parecía traer beneficios para la piel, se pudo dar rienda suelta a ese deseo incontrolable de las mujeres de practicar deportes en campo abierto. Ellas quisieron así llevar tonos dorados en su piel y la palidez vanagloriada durante siglos perdió sus vínculos con los ideales estéticos en las primeras décadas del siglo XX.

En los años 60, con la democratización de las vacaciones y el acceso de todas las clases sociales a los balnearios y playas, el tono dorado se popularizó apegado a unos ideales de erotismo y exotismo. En los años 80, gracias a las fotografías de las chicas del Pin up, que inundaban las revistas, las mujeres consideraron una vez más como signo de estatus llevar una piel que demostrara, esta vez, que había tiempo para perderlo bajo el sol.

Sin embargo, su imperio sufrió la amenaza del pánico provocado por las noticias que alertaban de los riesgos del cáncer de piel y envejecimiento precoz causados por la sobreexposición. Fue imposible prohibirles el goce de asolearse a las mujeres, pero las casas cosméticas y farmacéuticas entraron en una carrera alocada porque ellas tomaran baños de sol responsables. “Los tiempos han cambiado mucho. Si las mujeres quieren lucir bronceadas, por el bien de su piel, deberían desterrar los bronceadores y más bien usar protectores solares mínimo de 15 FPS. Cuando estén de paseo, exponerse por máximo cuarenta minutos dos veces al día y el resto del día deberían aplicar un protector mayor”, explica el médico dermatólogo Milton González, encargado del departamento de cáncer de piel del Hospital Militar.

Los recelos dispararon por su parte el negocio de lociones con protección a los rayos UV para evitar las manchas, así como un enorme negocio de autobronceadores y cámaras artificiales de bronceado. Hoy, la gran novedad que anuncia la publicidad es la protección 100%; sin embargo, el doctor González advierte: “Muchas compañías están tratando de promocionar el factor de protección 100%, que es técnicamente imposible, pero es un gran gancho comercial, la gente cree que está completamente protegida y esto trae consecuencias gravísimas”.

Así, entre un deseo por mostrar un color canela y la necesidad de protegernos del sol vivimos, las mujeres de esta década, que si bien hemos implementado el uso diario de bloqueadores para la piel de la cara, contamos los días para ir a la playa a dejar que el biquini deje sus marcas en la piel.

¿Estás protegida?

El cáncer de piel y la playa no tienen una correlación directa; la mayoría de los casos, lejos de lo que se piensa, se presentan en los altiplanos y con mayor frecuencia en la gente que trabaja constantemente en la calle.

Hace 15 años, en Europa hubo una epidemia de cáncer por el uso excesivo de protectores 100%. Con la falsa sensación de protección la gente se exponía desmedidamente al sol. Ese fenómeno se está repitiendo en Colombia.

El autobronceador es una pintura que se aplica sobre la piel y no tiene ningún efecto, pero no es un protector solar.

El futuro de la piel está en los primeros 25 años de vida, de ahí en adelante lo hecho, hecho está. Así que es necesario enseñarles a los niños a protegerse del sol, a usar bloqueadores e incluso a implementar esas nuevas ropas con fibras inteligentes que cuentan con factor de protección solar.

 

últimas noticias