Revista Cromos

Mascotas en vez de hijos: ¿se puede controlar la alergia a los gatos?

Cuidar una mascota puede convertirse en una pesadilla. Por unos días mi pareja y yo nos hicimos cargo del cachorro de una familiar que se fue de viaje. En menos de una semana nos dio rinitis, irritación en los ojos y a mí se me cerraron los bronquios.

Rinitis, irritación en los ojos, asma y comezón en la piel son algunos síntomas. Pixabay

Para que no pagara una guardería le abrimos las puertas del apartamento al Señor Castaño, un gato negro de mirada tierna y bigotes como tentáculos. No nos importó su fama de travieso y dañino (le encanta morder los cables y las plantas). Felices, su cuidado lo tomamos como una prueba de nuestra "maternidad" y "paternidad" gatuna. Mi novia ya tenía antecedentes de alergia, pero tenía la esperanza de poder lidiar sin problema sus recurrentes 'tapadas' de nariz.

Yo, en cambio, no había sufrido síntomas.

La convivencia empezó bien, el primer dia nos dio alergia y pensamos que era cuestión de loratadina.  La congestión fue el arranque de una rinitis intensa, que finalmente derivó en broncoespasmo.  La cuidada del juguetón Señor Castaño se convirtió en una pesadilla para nuestra respiración. Tanto, que el día en que su dueña lo fue a recoger, ya andaba aplicándome salbutamol y me encontraba a puertas de una tos kafkiana que reafirmó mi fragilidad frente a los animales.

Si la próxima vez me vuelve a dar lo mismo, prefiero mantenerme a metros. Es lo que me recomendaría un médico y cualquier persona que medianamente me estime. Sin embargo, me niego a creer que no haya solución a mi alergia, por eso consulté a la médica Jaisel Castilla Rodríguez, especialista en alergia e inmunología, para ver si hay una opción a las reacciones que frustran a los que nos gustaría tener mascotas en vez de hijos.

¿Qué se debe hacer cuando se sufre de alergia?

Se debe consultar a un alergólogo para ver qué tipo de alergia tiene y qué la produce. Si tiene alergia a una cosa no quiere decir que tenga alergia a otra. Por ejemplo, un paciente que presenta reacción a un alimento no significa que también sea alérgico a los animales. Antes de hacer restricciones innecesarias, se debe consultar.

¿Cómo es la consulta con un alergólogo?

El profesional realiza una valoración clínica, se tiene que hacer una historia detallada, nosotros preguntamos cosas que a los pacientes les sorprende. Es importante saber el número de personas con las que viven, los animales, si comparten habitación con estos, en qué trabaja, si vive en un área rural o urbana. La historia clínica debe ser lo más completa posible, para saber los factores de riesgo ambiental. Luego se valora la manifestación física, se realizan distintos tipos de pruebas de acuerdo a lo que se encuentra. Muchas veces el paciente, dependiendo de la edad, puede necesitar estudios de anticuerpos. Las pruebas cutáneas son las que más utilizamos los alergólogos. Hay distintas técnicas.

¿Por qué a algunos les funciona la loratadina y a otros, como a mí, no?

La loratadina es el antihistamínico más conocido. Cada paciente es diferente, se necesita evaluar cada caso para dar con el motivo. Hay varias medicinas en el mercado para tratar una reacción.


¿Cuáles son las manifestaciones típicas de la alergia a los gatos?

Síntomas en los ojos, la nariz, asma, tos, incluso se puede presentar urticaria. Los tratamientos médicos deben ser guiados dependiendo de la manifestación. Parte del tratamiento es el control ambiental de la casa.

¿Y si no funcionan los antihistamínicos?
Cuando los pacientes no han tenido mejoría con un tratamiento médico, pueden ser candidatos a la inmunoterapia, cuyo objetivo es hiposensibilizar en relación a la sustancia a la que es alérgico. La idea es que el paciente genere sus propios anticuerpos en contra de lo que le produce alergia. El tratamiento de inmunoterapia dura entre tres y cinco años.

¿Qué les recomienda a los lectores interesados en adoptar un gato?

Es importante que primero consulten a un alergólogo para mirar qué tipo de manifestación alérgica puede presentar. Un alergólogo está en la capacidad de sugerir, después de explorar varios caminos, si es apto para convivir con una mascota.

¿Una alergia puede ser preocupante?

Una alergia es preocupante cuando en la manifestación hay más de un síntoma. Los pacientes pueden tener al tiempo rinitis, conjuntivitis, asma, dermatitis. Son todas las enfermedades alérgicas del cuerpo. 

¿Qué recomendaciones de control ambiental debe tener el paciente?

La prevención es importante, aunque el paciente esté en tratamiento. El primer paso es el control ambiental, la vivienda debe tener una ventilación adecuada, tratar de que el animal no entre al cuarto, sobre todo si tiene alfombra, que debe ser aspirada con regularidad. 

¿Los asmáticos están condenados a vivir sin mascotas?

La inmunoterapia le puede servir si sufre de un asma moderada. El problema es que es de alto costo. No todos son candidatos a tener este tratamiento, la solución está en un buen diagnóstico para detectar el camino a seguir.