Megan Maxwell: "Las editoriales me rechazaban porque mis personajes mujeres tienen un carácter fuerte"

Hablamos con la escritora española que ha publicado 42 libros en 23 años de carrera literaria. Sus novelas han sido traducidas al inglés, portugués y croata.

Cortesía Editorial Planeta

Yo soy Eric Zimmerman es una novela narrada por un hombre seductor, cuyas palabras no son impostadas. ¿Cómo logró su registro de macho alfa? 

 Eric llega porque decido escribir una novela erótica y quería un personaje imponente. Para hacerle contrapeso, pensé en una mujer latina, en este caso una española. Una vez los tuve, empecé la historia. No tuve que escarbar tanto, conozco a varios alemanes, sé más o menos cómo son. No tienen nada que ver conmigo, a pesar de que yo haya nacido en ese país.

En Pídeme lo que quieras, Eric ya me había hablado, lo que pasa es que a quien escuchaba todo el tiempo era a una mujer, llamada Judith. Al momento de teclear Yo soy Eric Zimmerman, le dije al personaje Judith “no te voy a escuchar más, le toca el turno a él". 

Son muchos personajes en 42 novelas publicadas. ¿Cómo llega a ellos?

Lo primero que hago es describirlos. Por ejemplo, puedo escribir la historia de un periodista colombiano, de pelo largo, con gafas grandes y zapatillas amarillas. El segundo paso es llenar su alrededor, le puedo poner que el hombre está casado, tiene dos hijos y una madre y un padre. Cuando inicio una novela, elijo título, nombres de personajes y hago un casting de fotos. Googleo "rubio con ojos azules", por poner un ejemplo. Al final de tres o cuatro, me voy con uno. Imprimo su foto y la pongo en mi escritorio. 

En cuanto a las escenas ¿cómo hace para no repetirse?

De las 42 novelas que tengo, nueve son eróticas. Para que las escenas no sean iguales, intento nuevos juegos, hoy en día hay una cosa que se llama San Google, que es una maravilla para los que escribimos novelas. Intento ir tras juegos sexuales, aparatos nuevos, pesco situaciones que nunca se me ocurrirían. 

 
 

 

¿Es de las escritoras que sabe cómo empieza y termina una historia, antes de sentarse a escribirla?

Sí, lo del centro va saliendo sobre la marcha. Si se presenta algo que no sé, ahí hago una pausa para investigar. Si quiero poner que el personaje estuvo en Bogotá, concretamente en el barrio La Macarena, puedo ubicar el barrio y los tipos de restaurantes.

En Yo soy Eric Zimmerman está el bar Sensations.

Lo inventé inspirado en otros que existen. Otro local por el que me pregunta mucha gente es un restaurante en Madrid. Se desinflan al escuchar que solo existen en la ficción.

¿Le gusta la etiqueta 'Megan Maxwell, escritora de literatura erótica'?

Soy escritora de novela romántica, cuando oigo "escritora de literatura erótica" me río, porque tengo pocas historias de ese tipo. En el fondo no me importan las etiquetas,  porque mis guerreras y mis guerreros saben que soy más que eso. 

¿Por qué llama a sus lectores "guerreras" y "guerreros"?

Empecé a llamarlos así porque me llamaba "guerrera" con mis amigas. En Facebook creé un grupo que se denominaba "Las guerreras Maxwell", éramos mis amigas, mi hija y yo. Luego creé la saga de las guerreras Maxwell y, claro, la gente ya se empezó a familiarizar con el nombre. Ahora tengo a muchos en este club. 

Usted escribe novela romántica en tiempos de movimientos feministas como Me too.

Vengo de una familia de madre soltera, desde pequeña he tenido que sufrir contra varias adversidades. El movimiento feminista lo agradezco, por suerte lo llevo marcado desde niña. En mi casa éramos mi madre, mi abuela, mis tías y yo, las ganas de luchar para salir adelante las tengo en las venas. 

¿El mercado editorial es machista?

¿Sabes por qué me rechazaban las editoriales? Porque mis personajes mujeres tenían un carácter muy fuerte, los editores me decían que lo rebajara, cosa que nunca hice. Hoy es lo que gusta en mis novelas, escribo historias de mujeres empoderadas, sin menospreciar al hombre. 

¿Quiénes son sus maestras y maestros?

Me encanta la estadounidense Juli Garwood y mi libro favorito es El rescate, por eso me apasiona escribir libros medievales, lo hago por esta autora. 

¿Qué le han dicho sus lectores hombres?

Mis novelas están catalogadas para mujeres, pero no, escribo para personas. Cada vez tengo más lectores, se ha corrido la voz hacia ellos. Algunos me han dicho que a través de mis historias han aprendido a entender la mirada de la mujer. Es un placer saber que me leen.

Sus historias tienen un final feliz.

La gente necesita soñar, mis novelas acaban bien porque la vida de por sí es una mierda, y yo quiero que, cuando terminen la última página, los lectores y las lectoras tengan una sonrisa en la cara. Que digan "al menos a este personaje le ha salido bien". 

Tiene seguidores en Colombia, Perú, España, Croacia, Brasil, Estados Unidos. ¿Por qué sus relatos cautivan a personas tan diversas?

La respuesta es sencilla: me leen porque a la gente le atrae la fuerza de mis personajes mujeres.

¿Este año publicará otra novela?

Hace cuatro días entregué la novela titulada Tampoco pido tanto, que sale a la venta en octubre. Es erótica y los protagonistas son los que están en otra novela mía llamada Pasa la noche conmigo

880613

2019-09-11T17:39:58-05:00

article

2019-09-11T19:36:52-05:00

ctorres_250930

cromos

Redacción Cromos

Estilo de Vida

Megan Maxwell: "Las editoriales me rechazaban porque mis personajes mujeres tienen un carácter fuerte"

103

6670

6773

Temas relacionados