Mujeres en la ciencia: ¿sabías que el juego de mesa Monopolio fue creado por una feminista?

Recordamos a Elizabeth Magie, una estadounidense nacida en el siglo XIX a quien intentaron robarle la idea en 1935. Sus denuncias en un medio de comunicación le devolvieron el crédito del simulador que en la actualidad sigue entreteniendo a grandes y a chicos.

Imagen tomada de Pixabay

La primera y única vez que compré una propiedad fue en un juego de mesa dibujado en un cartón rectangular, dividido en varias casillas a las que se llega con una ficha de colores. No recuerdo con exactitud la que adquirí, pero sí me resulta fácil revivir la sensación de acumular predios como quien junta monedas de mil en una alcancia. El sentimiento de superioridad y confianza se acentuaba con el pago del arriendo, que los otros participantes hacían a regañadientes con billetes de papel.

No hablo con los términos de un experto, hablo de lo que experimentaba cuando jugaba Monopolio en mi adolescencia. Quizás no haya un videojuego en consolas de última generación que se acerque a la experiencia del empresario comprador de tierra. Nunca me pregunté quién inventó este simulador. Si hago el ejercicio de especular, se me viene la imagen de un hombre de saco y corbata, con portafolio en mano, estilo Jordan Belfort (Leonardo DiCaprio) en la película El lobo de Wall Street, en la década del setenta.

Primer pensamiento machista: ¿por qué pienso en un administrador de negocios y no en una administradora mujer, muy elegante, con portafolio en mano? Para sorpresa mía, en la semana de las mujeres en la ciencia, me encontré con el nombre de Elizabeth Magie, que nació en 1866.  Hija de James Magie, un crítico del sistema capitalista que se inspiró en las ideas del economista Henry George, estudió el valor de la tierra en un país que Mark Twain supo describir en novelas y cuentos. Para esta estadounidense, los hombres y las mujeres gozan del mismo derecho a usarla, a sacarle un provecho común, nunca individual.

Inspirada en la visión colectiva de George, en los primeros años de 1900 Elizabeth patentó 'Juego de los propietarios'. Sobre un papel, con una regla y un lapicero, diseñó un tablero compuesto por numerosas casillas con nombres del lugares. De este modo, quiso poner en práctica sus convicciones de una tierra productiva para todos en vez de para unos pocos.

Para hacer un esbozo de su idea, es necesario imaginar el Monopolio tal como lo conocemos ahora, en forma circular, rodeado de calles y comercios, con dos reglas impuestas por Elizabeth. Con la primera se puede decir que todos los participantes ganan. Esta suerte de política igualitaria buscaba impulsar la prosperidad colectiva que se resume en repartir una parte del impuesto de renta entre los jugadores. En palabras de Elizabeth, “los participantes obtienen ingresos cuando alguien adquiere o renta una propiedad. Gana aquella persona capaz de duplicar su capital habiendo tenido muy poco”.

La otra regla, mucho más conocida, es la adquisición y cobro de renta. El hombre o la mujer que acumule más capital, generado por la renta que le pagan, finalmente gana la partida. 

La intención de la creadora era simular un sistema en el que riñeran el éxito y el fracaso. "Podría haberse llamado 'El juego de la vida', ya que contiene todos los elementos del mundo real. El objetivo es el mismo que la raza humana en general parece tener, es decir, la acumulación de riqueza", manifestó.

Según The New York Times, Elizabeth se casó a los 44 años y también escribió poemas y relatos cortos. Hace más de un siglo era una feminista de pulso firme, a quien no le tembló la mano para señalar los techos de cristal a los que se enfrentan las mujeres relegadas a las labores domésticas. "No somos máquinas. Las chicas tienen mentes, deseos, esperanzas y ambiciones", dijo.

Elizabeth murió sin saber que su invento se convirtió en uno de los juegos de mesa más famosos de la historia. El comerciante Charles Darlow se robó el crédito de su invención: la vendió a los Hermanos Parker (Parker Brothers), empresa que la empezó a comercializar en 1935. Finalmente, en 1936, en una entrevista publicada en The Washington Post, ella denunció que Darlow se apropió de su patente. Las fotos de 'Juego de propietarios' sirvieron como prueba para que hoy estemos hablando de su legado. Y para que nadie se olvide que al Monopolio como se conoce en la actualidad le hace falta una regla que combate la acumulación de la propiedad.

839409

2019-02-12T22:24:55-05:00

article

2019-02-13T12:51:52-05:00

ctorres_250930

cromos

Alberto Ochoa Mackenzie

Estilo de Vida

Mujeres en la ciencia: ¿sabías que el juego de mesa Monopolio fue creado por una feminista?

93

5326

5419