Perder peso es cuestión de método

Especialistas señalan que el secreto es una buena alimentación, acompañada de ejercicio y algunos truquitos sencillos.

Librarse de esos kilos de más se ha convertido en una pesadilla para muchas mujeres que han optado equivocadamente por matarse de hambre y sudar hasta el cansancio en el gimnasio. Sin embargo, médicos, nutricionistas y especialistas en adelgazamiento señalan que el secreto es una buena alimentación, acompañada de ejercicio y algunos truquitos sencillos que revelaremos a continuación. 

Una ayudadita

Andrés Casas, formador nacional de la cadena de almacenes Fedco y experto en adelgazamiento, asegura que no existen los productos milagrosos. Sin embargo, hay algunos que combinados con ejercicio y una buena alimentación, contribuyen a eliminar la grasa localizada de ciertas áreas del cuerpo y a perder algunos centímetros. “Estamos hablando de los geles reductores, los parches y las malteadas”. Usualmente son tratamientos que duran cerca de un mes y que requieren de mucha constancia. “En el caso de los geles lo mejor es que sean fríos y se apliquen por la mañana para obligar al cuerpo a gastar calorías calentándose”. Las malteadas por su parte, funcionan a la perfección si se acompañan una que sea muy liviana. Y finalmente el té, resulta una bebida ideal para finalizar el almuerzo o la cena porque “ayuda a eliminar toxinas, mejora la digestión y evita la acumulación de líquidos".

Adelgazar sin sufrimiento

Alcanzar el peso ideal no debe convertirse en una tortura. Las dietas en las que se restringen grupos completos de alimentos no son la solución, así como tampoco el dejar de comer o matarse horas en un gimnasio. El secreto está en adquirir hábitos de vida saludables y hacer ejercicio ojalá todos los días de la semana, mínimo 30 minutos. Presta atención a estos cinco consejos para perder peso de una manera natural:

1. Dile NO a las dietas. Aunque durante los primeros días puedes sentir que la ropa te queda más suelta, la mayoría de dietas tiene un efecto yo- yo. Es decir, que al poco tiempo de haberlas terminado se recupera el peso perdido e, incluso, se pueden ganar varios kilos adicionales. No te restrinjas ni te prives de tus comidas favoritas. Lo mejor es aprender a no excederse.

2. Adquiere nuevos hábitos. Reemplaza las gaseosas por jugos naturales en agua y bajos en azúcar, los paquetes por un yogurt o galletes integrales y procura incluir solamente un postre pequeño a la semana. Ojo con el queso parmesano, la leche entera y los fritos; son algunos de los alimentos que más grasa contienen.

3. Se realista. Algunas personas tratan de negar la realidad al decir que no saben por qué están gordas si no comen mucho. A ellas les recomendamos escribir un día todo lo que se llevan a la boca, se sorprenderán de la cantidad de calorías que ingieren.

4. Siempre en la mesa. Es común que mucha gente se la pase picando todo el día y por eso no logre bajar de peso. Si es tu caso, intenta sentarte en la mesa cada vez que vaya a comer o a tomarte algo, así sea una taza de té. De esta forma podrás regular la cantidad de alimentos que consumes.

5. Agua, mucha agua. Aunque tomarse ocho vasos diarios no adelgaza, sí contribuye a optimizar las funciones vitales del organismo. La orina de las personas que beben el agua que el organismo necesita, por lo general es transparente. Si sale amarilla, y no estás enferma ni tomando medicamentos, quiere decir que debes aumentar la cantidad de vasos.

Las dietas y sus mitos

Alrededor de la comida y de los hábitos alimenticios han surgido una serie de falsas creencias relacionadas con su consumo y la pérdida o ganancia de peso. La nutricionista Cristina Ramírez asegura que para adelgazar no se deben restringir grupos de alimentos, sino comer de todo pero en la porción correcta y de manera fraccionada, es decir, hacer cinco comidas pequeñas diarias. Ramírez desmiente los cinco mitos más comunes entre las mujeres que quieren bajar unos kilitos:

- Las harinas no engordan e, incluso, se pueden comer en la noche antes de las 8:00. En muchos casos quienes las restringen terminan recuperando el peso perdido después de varias semanas.

- Comer de noche no hace que subamos de peso. Las cinco comidas diarias son necesarias para el buen funcionamiento del organismo, lo importante es cenar y no irse inmediatamente a la cama. Por eso la recomendación es tener la última comida máximo a las 8:00 p.m.

- El huevo no aumenta el colesterol.

- Las frutas después de las 4:00 de la tarde no engordan. Lo importante es comerlas en las porciones ideales y no mezclarlas en salpicón.

 

Foto: Archivo El Espectador.

 

774356

2016-11-26T15:27:00-05:00

article

2017-04-19T18:57:45-05:00

redaccioncromos_252851

cromos

Redacción Ellas

Estilo de Vida

Perder peso es cuestión de método

35

5087

5122