5 señales para detectar que tu hijo padece de pérdida auditiva

Noticias destacadas de Maternidad y Bienestar

Si una pérdida auditiva no se detecta en los primeros años de vida de una persona, el proceso de rehabilitación será más lento. Por eso es importante que padres y tutores estén atentos a algunas señales.

Un mal diagnostico puede ser determinante en la vida de un niño e incluso en la de un adulto. Por eso detectar la pérdida auditiva a tiempo es una de las herramientas más poderosas para buscar tratamiento y rehabilitación, y de esta manera poder llevar una vida tranquila, sin afectar el entorno laboral.

Jonathan Bareño, fonoaudiólogo de MED-EL da cinco señales claves para intuir si el niño o el adulto padece pérdida auditiva o hipoacusia (disminución de la capacidad auditiva). En el caso de los niños se debe detectar entre los 0 y los siete años.

-El niño no responde a los estímulos externos: el llamado a su nombre, el sonido del celular, o una caída fuerte de un objeto, un grito o un estruendo que no genera reacción en el menor, son señales inequívocas de que algo sucede.

Te puede interesar leer: 8 consejos infalibles para fomentar la lectura en tus hijos

-No hay avances en el desarrollo de palabras: por lo regular esta señal pasa inadvertida y se nota cuando no hay desarrollo de palabras y sílabas. Suele confundirse con retraso en el desarrollo del lenguaje y problemas de aprendizaje: el niño termina haciendo terapias ocupacionales, cuando el problema es su sentido del oído.

-Prefiere no participar en las conversaciones: a veces por vergüenza algunas personas que empiezan a perder la audición por fenómenos naturales como la presbiacusia (pérdida progresiva de la capacidad para oír altas frecuencias), por eso fingen escuchar a su interlocutor o dan respuestas tímidas que no tienen nada que ver con lo que se está preguntando.

-Cuando hay dificultad en el aprendizaje: a veces se realiza un diagnóstico confuso y se sugiere que el niño pueda tener un déficit de atención o trastorno de aprendizaje.

-Pedir frecuentemente que le repitan las cosas: si es una constante, lo más apropiado es visitar un especialista.

Te invitamos a leer: La curiosa relación del oído en nuestro proceso de enamoramiento

Bareño comenta que es importante tener en cuenta que la pérdida auditiva también puede generarse por enfermedades respiratorias, cutáneas, neurológicas y bacterianas, cuya consecuencia podría ser una pérdida auditiva súbita. “Hay que tener mucho cuidado con la automedicación con fármacos porque pueden degenerar en una complicación auditiva. En este tipo de casos se debe verificar a través de un profesional”, comentó.

En el país cerca de 4% de las pérdidas auditivas en el país corresponde a niños entre 0 y 5 años. De acuerdo con datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) existen más de 466 millones de personas con pérdida auditiva, pero cerca de 360 millones sufren de pérdida auditiva incapacitante y otros 1.100 millones de personas entre 12 a 35 años están en riesgo de perder su audición, principalmente por la exposición recreativa, es decir, por actividades como escuchar música a alto volumen o permanecer en sitios con alto volumen durante largo tiempo.

Comparte en redes: