¿Qué tanto afecta la luz azul de los dispositivos digitales a los ojos?

En medio de la invasión digital que se vive día a día, falta precaución para futuros problemas graves de visión. Por esa razón, entrevistamos al optómetra Juan Sebastián Bejarano quién brinda algunas soluciones.

Foto: iStock.

El continuo lanzamiento de celulares, tabletas, monitores y televisores con pantallas cada vez más grandes, no está afectando los ojos. En la actualidad, tenemos una dependencia absurda e irracional con el celular, puntualmente. Seamos sinceros, si un día se queda en casa y nos damos cuenta camino al trabajo o la universidad, regresamos por el o hacemos que alguien lo haga, todo con tal de estar conectados con el mundo exterior, pero si el caso es más extremo y si se daña o lo roban, no nos demoramos más de unos días en reponerlo y compramos uno de última generación con todas las novedades, entre esas, las grandes pantallas.

Sin ser muy conscientes, estamos autodestruyendo nuestra vista. El ojo humano está creado y diseñado para ver bien de lejos, pero no de cerca. Una persona que no tiene ningún problema visual ve bien de lejos y no debe hacer ningún esfuerzo, pero cuando debe ver algo de cerca, por lo general, sus ojos tienen que hacer un esfuerzo acomodativo, es decir, funcionan como el zoom de una cámara, enfocan y generan además un gasto calórico en el cuerpo. Ahí comienza el desgaste con el uso cercano de algunos dispositivos.

Los ojos también están hechos para ver con luz, pero no directamente a la luz, por eso se cansan con más facilidad luego de una jornada de trabajo, y nosotros no les ayudamos, pues cada vez vemos más de cerca y de frente a las pantallas. Si hacemos una comparación, cuando una persona lee el periódico en físico lo hace a una distancia en promedio de 35 a 45 cm, pero cuando lee la versión digital en el celular lo hace a una distancia de 25 cm.

¿Cuál es el problema?

Estar tan enviciado con el celular ocasiona una serie de consecuencias que quizá algunos ya están padeciendo:

1.    Las pantallas son retroiluminadas con luz led y botan muchísima luz azul. Este tipo de luz ayuda a que se dé la aparición de una patología muy severa que se llama: degeneración maculada, con esta, se pierde mucha visión y no hay cómo devolverla o recuperarla.

2.    Hay mayor impacto directo de luz en los ojos y esfuerzo del zoom para ver a esa corta distancia. 

3.    Aumento del número de personas con miopía. La miopía era antes un defecto reflectivo normal, sin embargo, la FDA dijo que en el 2020 la tercera parte de la población en el mundo va a sufrir este defecto refractivo y en el 2050 la mitad de la población será la afectada.

4.    Desarrollar a futuro miopías muy altas, que terminen en un desprendimiento de retina y la persona quede ciega.

5.    Más allá de la visión, hay un impacto en la vida de la persona. Hoy en día se habla mucho del ritmo circadiano, que es básicamente la respuesta física, mental y conductual dependiendo de la luz y la oscuridad. Es decir, el organismo sabe que es hora de despertarse porque la luz del sol, que tiene mucha luz azul, da esa orden al cerebro y en la oscuridad de la noche que debe dormir. Pero, si al final del día hay mucha exposición a luz azul, el mensaje que se envía es que está de día porque hay una simulación del sol. Al leer un libro a las 11 de la noche, es seguro que en menos de cinco minutos el sueño no permita continuar, pero si ese mismo libro se lee en una versión digital puede que sean las 3 de la mañana y la persona siga engomado porque no hay sueño.

“La preocupación médica es que sumando cuántos son los momentos en los que una persona está frente a una pantalla digital, en promedio son más de 10 horas, son varias horas en las que los ojos están siendo impactados de una luz que permite ver, pero cansa y puede ser nociva, por lo tanto, todos los que están durante tanto tiempo en el celular o el iPad deberían protegerse. Sin importar si en la actualidad ve bien o no, debe cuidar la vista y prevenir enfermedades a futuro- comenta el optómetra Juan Sebastián Bejarano- para hacerlo es importante usar lentes que están basados en la necesidad de hoy y bloquean toda la radiación ultravioleta y filtran la luz azul”.

¿Los lentes con filtro de luz azul protegen la resequedad visual?

Funcionan para que no se evapore tan rápido la lágrima porque finalmente cada vez que se coloca un lente entre el dispositivo y la persona, se sitúa una barrera física para que el viento, la tierra o el polvo no afecte la vista, pero además ayuda a que la luz azul, que está generando cansancio visual, no moleste o fatigue. 

¿Quiénes deberían usarlos? 

Las personas menores de 18 años, porque hasta esa edad el filtro natural de los ojos funciona, las personas adultas que han padecido de cataratas y todos los que tengamos acceso a tecnología durante 3 o más horas al día. 

¿Qué tan necesarias son las lágrimas artificiales?

Una persona normalmente parpadea entre 15 y 18 veces por minuto y cada vez que lo hace una lágrima nueva barre toda la superficie, humecta, lubrica, protege de bacterias, pero cuando la persona está viendo una pantalla, jugando video juegos, viendo televisión, trabajando en el computador super entretenido, la frecuencia de parpadeo baja de 3 a 5 veces por minuto. Consecuencia de esto es el cansancio en los ojos, sentirlos pesados, que se pongan rojos, incluso calientes. Dentro de toda la oferta, existen unas lágrimas artificiales especiales más viscosas que no dejan evaporar la lágrima. 

Otra de recomendación es la ubicación de la pantalla del computador. En la mayoría de los puestos de trabajo siempre está arriba y resulta que es la peor porque cuando está por encima de la altura de los ojos, estos junto al párpado superior están muy abiertos y permiten que se evapore más rápido la lágrima. Si la está en posición más baja, se cubre todo el ojo con el párpado y ocurre lo contrario. Hoy en día se dice que el ideal es que la pantalla debe permitir que la persona vea por encima de ella, o sea que para ver el computador incline el rostro y la mirada aproximadamente 15 grados.

¿Cuál es la diferencia entre los cuatro defectos refractivos?

El más famoso de todos es la miopía. La padece la persona que ve borroso de lejos, pero bien de cerca. Puede darse por dos cosas, el tamaño del ojo es un poquito más grande de lo normal, es decir de 25 milímetros en adelante, pues lo normal es 24 mm o porque la córnea es un poco más curva o más potente de lo normal.

El siguiente defecto es la hipermetropía. No es tan famoso, pero es muy común, sobre todo en los niños. Particularmente todos desde el nacimiento son hipermétropes porque naturalmente al nacer los ojos son un poco más pequeños e inmaduros, pues para nacer con ojos de adulto tendrían que estar en el vientre 24 meses y no es así. El que lo padece piensa que ve bien, lo cual no es tan cierto, pues se cansa de todo. Le duele la cabeza, le arden los ojos, se salta de reglón y si está leyendo y ve borroso le toca parpadear para ver un poco mejor de nuevo. 

Es curioso, pero en la forma de socializarse se evidencia cuando un niño es miope y cuándo es hipermétrope. Los primeros son los más juiciosos del salón porque como ven borroso de lejos, su zona segura es cortica, mientras que el cansón generalmente se cansa leyendo entonces comienza a molestar con el de al lado y prefiere eso a sentirse eso.

El tercero es el astigmatismo. En este defecto la córnea es como una elipse, de un lado tiene una potencia y del otro, otra, entonces cuando la luz llega al ojo no pega en un solo sitio, sino en dos diferentes. Para corregirlo se necesita un lente con una fórmula más compleja, pero se puede tener astigmatismo con miopía o con hipermetropía.

Aquí es muy importante que a las personas que les da alergia y tienden a frotarse o rascarse mucho, no lo hagan porque pueden terminar desarrollando una afección llamada queratocono. Sí sienten molestia es mejor poner compresas de agua fría. 

El cuarto es la presbicia que se da cuando el zoom del ojo se va perdiendo y en este caso la persona necesita ayuda de unos lentes positivos para ver bien de cerca. De ahí nacen los famosos bifocales o progresivos, que son la mejor opción para esos pacientes.

875787

2019-08-12T22:09:05-05:00

article

2019-08-12T22:16:41-05:00

[email protected]

cromos

Gabriela Castro Rico

Estilo de Vida

¿Qué tanto afecta la luz azul de los dispositivos digitales a los ojos?

73

8704

8777