¿Quieres lucir un cuello más tonificado?

Noticias destacadas de Estilo de vida

Una parte de nuestro cuerpo que requiere un cuidado especial, pero dejamos por fuera de nuestras rutinas de belleza y cuidado personal, es el cuello el cual va perdiendo flacidez y tonicidad con el paso del tiempo.

Así como dedicas tiempo para ejercitar los músculos, puedes destinar unos minutos e incluir en tus rutinas, ejercicios que beneficien esta parte del cuerpo. La doctora Alexandra Rada, especialista en cuidado personal comenta que, una vez llegamos a los 30 debemos iniciar con estos cuidados, esto con el fin de evitar esos primeros signos de envejecimiento, además agrega la especialista que la constancia ayudará a obtener excelentes resultados.

La Dra. Alexandra recomienda hacer uso de las cremas que tengamos en casa antes de iniciar con cualquier ejercicio, si queremos aportarle más beneficios a nuestra piel le podemos agregar ingredientes activos como lo son el colágeno, la elastina, vitamina E y/o el ácido hialurónico.

Puedes leer: ¿Cuáles son los errores más frecuentes a la hora de entrenar en casa?

Ejercicio 1:

Mezclar en la palma de tu mano un poco de aceite de almendras y gotas de colágeno. Espera unos segundos, luego con los dedos pulgares empieza a masajear en forma circular iniciando desde la papada y llevándolos hacia la parte de atrás. Lo indicado es hacerlo en series de 5 con 10 repeticiones. Con este ejercicio marcarás el borde mandibular.

Ejercicio 2: 

Para tonificar los músculos de esta zona, estira tu cuello levantando el mentón y con fuerza vas a pronunciar: “Una equis”. Lo recomendable es hacerlo en series de 5 con 10 repeticiones de 3 a 4 veces por semana mínimo. Lo ideal es aumentar el número de repeticiones cada día.

Ejercicio 3:

Mirar hacia arriba, llevar la punta del mentón hacia afuera y luego hacia adentro, sentirás una leve presión en tu cuello. Si lo deseas pueden aumentar la dificulta llevando tu mano empuñada y colocándola debajo de la barbilla. Vas a realizarlo con la misma frecuencia que el ejercicio anterior.

Ejercicio 4:

Para estirar el cuello, saca la lengua y llévala lo más alto posible como si quisieras tocarte la punta de la nariz, para variar el ejercicio también lo puedes hacer llevando la lengua hacia abajo esperando tocar el mentón. Lo anterior te ayudará a estirar todos los músculos de tu cuerpo al tiempo que observaras como se te marca cada día más el contorno mandibular.

Si quieres alcanzar un cuello estilizado, definido y firme, agrega estas sencillas rutinas a tus ejercicios diarios.

Comparte en redes: