Voluntad para mejorar la salud

Al momento de iniciar un nuevo año, es importante proponerse metas, entre esas: aumentar la calidad de vida. 
Voluntad para mejorar la salud

Esta trillada frase no deja de repetirse en los primeros días de cada año. “Este año todo va a ser mejor”, dicen algunos. Pero al final, tenemos que aceptar que estas fiestas solo las marca el calendario y lo único que dan es el espacio para reunirse en familia y cometer todo tipo de excesos. Excesos en comida y alcohol, principalmente. Pero también debemos reconocer que ofrecen una oportunidad para proponerse cosas como hacer dieta, dejar de comer grasas, dejar de fumar, empezar a ir al gimnasio, cambiar de trabajo, empezar a estudiar, etc. Así podríamos seguir indefinidamente, pero lo más triste del caso es que las estadísticas han demostrado que más del 99% de estos propósitos de año nuevo se desvanecen en las primeras semanas del año. No es sino llegar a la rutina diaria y al final todo sigue prácticamente igual. Sólo unos pocos logran vencer la costumbre e imponer la voluntad. Pero créanme: se puede. La voluntad no es enemiga sino aliada. Confíe en ella, entréguensele y cumplan sus objetivos. Se sentirán satisfechos y esa satisfacción repercutirá positivamente en la salud del cuerpo y del espíritu.

La nueva medicina:

Científicos de la Universidad de California en Los Ángeles, han publicado un estudio donde postulan la posibilidad de curar el VIH a través de tratamientos con células madre. De la misma forma, muchos esperan finalmente poder encontrar un mecanismo de control, prevención y manejo en contra de enfermedades como el Alzheimer, la diabetes, la ceguera y otras muchas condiciones, que van desde el autismo, hasta las enfermedades infecciosas más terribles. La medicina, más que tener una tendencia a especializarse como sucedió en la segunda mitad del siglo XX, en este siglo se ha tecnificado. En corto plazo, es probable que podamos adquirir una memoria externa que se conecte a nuestro cerebro, o reconectar partes del cerebro que han sido afectadas por alguna condición. Con la nanotecnología y la medicina biológica, podremos crear nuevos órganos y curar otras enfermedades. Puede que la vida diaria siga igual, pero estoy seguro de que esta nueva década cambiará la medicina para siempre.

La medicina en Colombia: 

Este tema sí es difícil. Aun con una ley que ha deteriorado la calidad de la atención en salud y con médicos y trabajadores en el campo mal preparados, contamos con un sistema que más o menos funciona. Es imposible saber cómo estamos, debido a que no hay forma de conocer estadísticas confiables. Ni hablar del control de los medicamentos. Nuestro Ministro de Salud insiste en recetar únicamente medicamentos genéricos, cuando en Colombia los genéricos tienden a ser ineficientes. La mayoría carecen de pruebas de bioequivalencia y biodisponibilidad, que son las que le garantizan que el genérico funciona igual al original. Antes de insistir en consumir genéricos, se deberían establecer leyes de control estrictas que le den garantías al consumidor. En este caso, lo barato sale caro. Y ese es solo el principio. Solo resta tener fe en que los cambios que propone el nuevo gobierno aseguren una mejor calidad de la medicina y la atención en salud.