Diamantes contra el cáncer

No sólo sirve como joyas estos pequeños compuestos de cárbono, sino que además, estarían realizando un aporte considerable al tratamiento de esta mortal enfermedad. 
Diamantes contra el cáncer

La resistencia que el cáncer desarrolla a la quimioterapia contribuye a más del 90 por ciento de las metástasis, pero la adición de unos diamantes que miden una milésima de milímetro podría mejorar el tratamiento, según un artículo que publica la revista Science Translational Medicine.

Dean Ho, un profesor de ingeniería biomédica y de ingeniería mecánica en la Universidad Northwestern, en Chicago, cree que la pequeña partícula de carbono llamada nanodiamante podría ofrecer una alternativa eficaz para llevar el medicamento a los cánceres de tratamiento difícil. Los nanodiamantes son materiales con base de carbono de aproximadamente 2 a 8 nanómetros de diámetro (un nanómetro es una millonésima de metro).

La superficie de cada nanodiamente posee grupos funcionales que permiten que se adosen a él una amplia gama de compuestos, incluidos los agentes de la quimioterapia. Los investigadores tomaron esos nanodiamantes y enlazaron a ellos el compuesto doxorubicin, que se usa comúnmente en la quimioterapia, usando un proceso de síntesis a escala, lo cual realza la liberación sostenida del compuesto.

En sus estudios de cáncer de hígado y de mama “in vivo” , Ho y su equipo multidisciplinario de científicos, ingenieros y clínicos encontraron que una cantidad normalmente letal de compuestos de quimioterapia reduce el tamaño de los tumores en ratones, cuando se aplica enlazada con los nanodiamantes También mejoran las tasas de supervivencia y no se observaron efectos secundarios en los tejidos y órganos.

Según el artículo éste es el primer trabajo que ha demostrado el significado y el potencial de los nanodiamantes en el tratamiento de cánceres que se han tornado resistentes a la quimioterapia. “Este método podría mejorar significativamente la eficacia del tratamiento del cáncer resistente a los medicamentos, y podría mejorar simultáneamente la seguridad del tratamiento” , indicó Ho.

El investigador añadió que “estos son beneficios cruciales. Elegimos estudiar estos cánceres que resisten a los compuestos terapéuticos porque siguen siendo una de las barreras principales en el tratamiento del cáncer y el mejoramiento de las tasas de supervivencia de los pacientes”. En los cánceres de hígado y mama que los investigadores estudiaron en los ratones del laboratorio, los medicamentos fueron capaces de entrar a los tumores, pero fueron expulsados debido a una respuesta innata del hígado y de las mamas para expulsar esos compuestos.

Los científicos trataron a un grupo de animales con una combinación de doxorubicin y nanodiamantes, y al otro grupo sólo con el compuesto químico. En los que recibieron el tratamiento combinado el compuesto químico terapéutico permaneció 10 veces más en circulación que en los ratones que solo recibieron el compuesto químico.

Además, señaló el artículo, el compuesto permaneció dentro de ambos tipos de tumores por un período significativamente más prolongado, y eso significa que se necesitaría administrar una cantidad menor del compuesto que es muy tóxico, y de esa manera se reducen los efectos secundarios.