Once consejos para prestar primeros auxilios

Los primeros auxilios bien empleados pueden salvar vidas. ¡Presta atención a estos consejos!
Los accidentes merecen una reacción inmediata y efectiva. Dos profesionales te enseñan a atender a un paciente que acaba de sufrir una emergencia.

1. No cambies de posición

A menos que sea necesario, es mejor evitar cualquier cambio de posición o movimiento en el paciente que pueda dañar su cuello o columna.

2. Busca lesiones

Inspecciona detenidamente en busca de lesiones o heridas que se hayan pasado por alto al principio.

3. Examina la capacidad de respuesta 

Si esta se encuentra inconsciente, lo mejor es tratar de despertarla moviendo con cuidado su mano o hablándole. Si no responde, verifica su respiración observando si el pecho se levanta o acercando un lado de tu rostro a la nariz y boca del paciente. Trata de sentir el pulso.

4. Asegura una buena respiración

Quita del camino cualquier sólido o líquido que obstruya el paso de aire y retira la lengua caída hacía atrás. Si el paciente no respira por sí solo, habrá que ventilarlo desde el exterior con respiración boca a boca. Para ello, coloca la persona boca arriba, pon la palma de la mano en la frente y empújala hacia atrás. Con la otra mano, levante la barbilla hacia adelante.

5. Cuida la temperatura

Para evitar que entre en shock, mantenlo abrigado. Es importante de que estés pendiente de piel fría y húmeda, labios azulados, náuseas, pulso débil y rápido.

6. No pierdas la calma

Transmitirle tranquilidad a la persona que necesita ayuda hace que sea más fácil atenderla.

7. Limpia heridas

Nunca soples una herida ni intentes lavarla si es muy profunda o si se trata de una fractura expuesta. Se debe limpiar hacia fuera sin aplicar telas adhesivas ni algodón.

8. Detén las hemorragias.

En caso de grandes pérdidas de sangre, comprime la herida con algún vendaje o torniquete.

9. No le des comida.

No le des de comer ni beber para evitar atoramientos. En caso de presentare, sienta a la persona (si se puede) y hazla toser presionando la parte inferior del esternón.

10. No automediques

Dar medicamentos es altamente peligroso porque sin un examen más detallado se puede complicar la situación del paciente. Limítate a los servicios inmediatos. 

11. Consigue ayuda

Si crees que el paciente está gravemente herido lo mejor es llamar inmediatamente a los servicios de emergencias.

 

 

Foto. iStock.

 

últimas noticias

Los hábitos matutinos de la gente exitosa

Beneficios de la vela de soya