Jenis Salas, la cocinera del pacífico

Los secretos de la gastronomía del pacífico colombiano en boca de Jenis Salas, de Buchadó, Antioquia, quien estará en el festival gastronómico del restaurante Los Cabos.
Jenis Salas, la cocinera del pacífico

Jenis Salas empezó a “componer” pescado desde los sietes años. Ansiosa esperaba la carga que su padre traía del río Atrato, cerca de 100 arrobas, y junto a sus hermanas practicaban el ritual familiar. Primero le quitaban las escamas al animal, desterraban las tripas y las agallas, lo relajaban, es decir, lo cortaban para que las espinas no causaran daño en un comensal, y finalmente lo adobaban con sal y cebolla “porque en mi tierra no se usa nada más”.

A los 10 años se metió de lleno a la cocina que su madre decidió abandonar. Se convirtió en la experta del Bocachico aborrajado, del sudado de bagre y otros cuantos platos que le dieron la experticia que hoy ostenta con orgullo.

Años más tardes ella y sus conocimientos culinarios se trasladaron a Quibdó y después a Bogotá. Trabajó en los restaurantes de sus familiares ubicados en los barrios Teusaquillo y El rincón hasta que llegó a la cocina del restaurante Los Cabos, en la conocida zona G de la capital.

A partir de esta semana todos sus secretos culinarios serán degustados por los comensales del restaurante, pues hasta el 15 de mayo se realizará el Festival Saberes y sabores del Pacífico.

Sudado de mojarra crocante, Langostinos en salsa de jaiba, Sancocho de pargo y Caldereta de sierrilla son algunos de los platos que ofrece el restaurante en esta temporada.

Jenis es la encargada de ponerle el toque pacífico a los platos del chef Marco Antonio Agudelo. Cilantro, ajo, orégano, albahaca, poleo, cebollas larga y achote son los ingredientes indispensables en un platillo de esta región según esta amante de la culinaria que decidió empezar a estudiar educación física a distancia “para tener conocimientos en otras áreas, pues en cocina ya me saco un 10” afirma sin sonrojarse.

Los conocimientos que aprendió de su madre y de su abuela seguramente se los transmitirá a sus dos hijos, “el de once años ya puede empezar a componer pescado” y los sabores del pacífico seguirán paseándose por los paladares de los colombianos.

Temas relacionados