Mejillones y almejas con papa y arvejas

¡Dele una oportunidad a los moluscos!
Mejillones y almejas con papa y arvejas

Ingredientes: (4 porciones)

½ taza de papa cortada en cubos de 1 cm x 1 cm

½ taza de arvejas

1 hoja de laurel

2 ramitas de tomillo

8 unidades de mazorquitas cortadas longitudinalmente por la mitad

1 libra de mejillones

1 libra de almejas

1 taza de vino blanco

1 cucharada de cebolla roja finamente picada

¾ taza de crema de leche

2 cucharaditas de albahaca

Sal y pimenta

Preparación:

Caliente el horno a 250°F (120°C)

1. En una olla con bastante agua y dos cucharaditas de sal cocine la papa y la arveja, con la hoja de laurel y el tomillo, hasta que estén tiernas. Cuele. Tenga cuidado de que no se deshagan los vegetales.

2. En una sartén amplia y con tapa ponga el vino blanco y la cebolla. Agregue los mejillones y las almejas. Tape la sartén y cocine por tres minutos o hasta que las conchas de las almejas y mejillones se hayan abierto. Deseche aquellos que no se abrieron. Retire de la sartén los mejillones y las almejas. Manténgalos calientes en el horno mientras finaliza la salsa. Cúbralos con papel aluminio.

3. Reduzca el líquido donde se cocinaron los mejillones y las almejas hasta obtener la mitad de la porción original. Cuele. Nuevamente ponga la reducción en la sartén y vierta la crema de leche. Cocine a fuego medio revolviendo ocasionalmente hasta obtener una salsa de consistencia suave. Añada las arvejas, papas, mazorquitas, albahaca, sal y pimienta.

4. Distribuya la salsa y los vegetales en cuatro platos. Reserve cuatro cucharadas de la salsa. Saque los mejillones y las almejas del horno y póngalos sobre la salsa y vegetales. Bañe con la salsa reservada y sirva con ensalada y pan francés caliente.

Mejillones, almejas y otros bivalvos

Son moluscos que habitan tanto en agua salada como en agua dulce. Vienen con un magnífico caparazón de 2 conchas unidas que cubren el animal y se mantienen cerradas por unos músculos aductores. Este sistema de defensa los protege de los depredadores y les permite vivir una existencia relativamente sedentaria en las costas, en el fondo del mar o adheridos a rocas. Existen diversas variedades. Entre los más comunes están las almejas, las ostras y los mejillones. En agua dulce encontramos la almeja o mejillón de río.

Se pueden comer solos, en escabeche, en cebiches, en ensaladas, en arroces, con pasta como la famosa y sencilla receta italiana llamada “espagueti alle vongole” (pasta con almejas), salteadas, al vapor y en cazuelas. Son riquísimas gratinadas.

Sus brillantes conchas los hacen extremadamente apetitosos. El sabor de su carne es muy variado y delicado.