Diabetes: síntomas y prevención

Según la OMS para el año 2030, se convertirá en la séptima causa de mortalidad.
Diabetes: síntomas y prevención

¿Qué es la diabetes?

Según la Organización Mundial de la Salud la diabetes es una enfermedad que se origina cuando el páncreas no produce suficiente insulina o el cuerpo no puede utilizar eficazmente la insulina que produce. La insulina, es una hormona que regula la cantidad de azúcar en la sangre y aporta la energía necesaria para vivir. Al no llegar a las células para convertirse en energía, el azúcar se acumula en la sangre hasta alcanzar niveles perjudiciales para el organismo. 

 

 

Existen dos formas de diabetes

 

Diabetes tipo 1: las personas que padecen diabetes tipo uno no producen insulina, por lo que necesitan inyecciones de la hormona para sobrevivir. 

 

 

Diabetes tipo 2: representan el 90% de los casos. Aunque pueden producir su propia insulina, la cantidad resulta no ser suficiente o no es utilizada apropiadamente por el organismo. Por lo general se trata de pacientes con sobrepeso y un estilo de vida sedentaria. 

 

 

Síntomas

 

 

1. Pérdida de peso. Al no producir insulina, el cuerpo desecha la glucosa (las calorías), lo cual ocasiona que se pierda peso, a pesar de comer constantemente.

 

 

2. Hormigueo o adormecimiento en manos o pies. La diabetes produce muchas ganas de orinar. Y cuando se orina mucho, es normal que el cuerpo pierda potasio, lo cual genera calambres, y en casos más graves, tendinitis.

 

 

3. Piel extremadamente seca. Cuando el cuerpo está deshidratado, no almacena el agua ni la grasa suficiente para mantener humectada la piel, creando irritación, descamación y poros abiertos.

 

 

4. Cansancio o somnolencia inusual. Cuando no se tiene la reserva de energía necesaria, porque el cuerpo está sobreutilizando lo poco que tiene en el funcionamiento muscular y nervioso, es fácil sentirse cansado y con sueño todo el día.

 

 

5. Hambre constante. Debido a la falta de energía en las células, el cerebro manda señales al cuerpo para que coma permanentemente.

 

 

6. Visión borrosa. La diabetes debilita los vasos sanguíneos de la retina (sensible a la luz) y perjudica el enfoque y la claridad de la visión.

 

 

7. Sed extrema. La insuficiencia de insulina (proteína que controla el nivel de azúcar) hace que la reserva de energía en el cuerpo sea cada vez menor y llegue al punto de la deshidratación y, por ende, a la necesidad de consumir líquidos más de lo normal.

 

 

8. Ganas de orinar frecuentemente. Al no tener insulina o no poder usarla correctamente, el azúcar se acumula en la sangre y fluye hacia la orina. Si a esto se le suma el constante consumo de líquidos, la necesidad de orinar es mayor.

 

 

Prevención

 

Según la OMS, se ha demostrado que medidas simples relacionadas con un estilo de vida saludable pueden prevenir la diabetes tipo 2 o retrasar su aparición. Estas son algunas de ellas:

 

 

- Alcanzar y mantener un peso corporal saludable.

 

 

- Mantenerse activo físicamente. Realizar al menos 30 minutos de actividad física la mayoría de los días de la semana. Si se sufre de sobrepeso, se debe buscar una actividad más intensa.

 

 

- Llevar una dieta saludable que contenta entre tres y cinco raciones diarias de frutas y hortalizas, así como una cantidad reducida de azúcar y grasas saturadas. 

 

 

- Evitar el consumo de tabaco ya que aumenta el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares. 

 

 

Los mensajes centrales de la OMS sobre la diabetes en el Día Mundial de la Salud

 

 

1. La epidemia de diabetes está aumentando rápidamente en muchos países, y de manera extraordinaria en los países de ingresos bajos y medianos.

 

 

2. Una gran proporción de los casos de diabetes son prevenibles. Algunas medidas simples relacionadas con el modo de vida se han revelado eficaces para prevenir o retrasar la aparición de la diabetes de tipo 2. El mantenimiento del peso normal, la realización de actividad física periódica y una dieta sana pueden reducir el riesgo de diabetes.

 

 

3. La diabetes se puede tratar. La diabetes se puede controlar y tratar para prevenir complicaciones. El mayor acceso al diagnóstico, la educación sobre el control personal de la enfermedad y el tratamiento asequible son componentes fundamentales de la respuesta.

 

 

 

 

Foto: iStock. 

Temas relacionados

 

últimas noticias

Trece instrucciones para volar en parapente

Cinco curiosidades sobre los zurdos

¿Es malo quedarse en la cama todo el día?