Guía de buenos hábitos para empezar el 2013

Es el momento de dejar a un lado las viejas promesas y ponerse manos a la obra para aprobar las asignaturas pendientes que velan por el bienestar, la salud y la belleza.
Guía de buenos hábitos para empezar el 2013

Basta con cumplir religiosamente una serie de propósitos tan sencillos como: beber abundante agua, comer sano, hacer ejercicio, destinar un día a la semana al relax e hidratar la piel.

La conexión entre el cuerpo y la mente tiene una fuerza poderosa. Es importante relajarse y descomprimir. El estrés hace que las células envejezcan más rápido, lo que se proyecta en la piel de manera instantánea.

Según el doctor Jorge Planas, de la clínica Planas, seremos “más felices combatiendo la rutina, haciendo 'footing' y degustando recetas sencillas, sanas y caseras”.

En cuanto a la comida ahora está de moda el "raw food2", comida que se conoce como crudivorismo o cocina sin fogones. Sus defensores cuentan que los alimentos cocinados pierden casi el 40 por ciento de sus nutrientes. Este tipo de alimentación se ocupa de aportar al organismo los suficientes nutrientes, vitaminas, antioxidantes y minerales para preservar la salud.

“Cuanto más equilibrada es la dieta, más joven parecerás”, explica el doctor Planas, quien aconseja “ingerir multivitaminas, omega 3, verduras de color verde oscuro como el brécol y las espinacas, además de almendras, nueces y té verde”.

No recurra a las dietas "yo-yo" -que se pierde y luego se recupera el peso-, son malísimas para la piel, ya que hacen que pierda toda su elasticidad. “Cuanto más fluctúa el peso, más difícil resulta a la dermis adaptarse  a la nueva forma”, comenta el especialista.

Pero la piel y el organismo no solo necesitan nutrientes, también requieren su tiempo de descanso para una reparación completa. Es imprescindible descansar ocho horas y dormir bien. “La piel opaca  y las ojeras dan peor aspecto que las arrugas”, dice el médico Jorge Planas. La protección solar es la mejor barrera para preservar la juventud de la piel. Es la regla número uno para evitar los daños del sol sobre este órgano, el envejecimiento prematuro e incluso el cáncer de piel.

Olvídese de usarla solo cuando vaya a la playa o a esquiar. “Luzca el sol o esté nublado es importante aplicar protección solar todos lo días”, advierte Planas.

El uso de retinoides es otro método para frenar el paso del tiempo. “Los retinoides minimizan la aparición de manchas seniles y líneas de expresión, además de prevenir la formación de arrugas”, apunta el doctor.

En el mercado existen una serie de cremas que incluyen retinoides en su formulas. “Es aconsejable que se utilicen por la noche, ya que el retinol no es muy amigo del astro solar”,  aconseja Planas.

BUENOS HABITOS ANTIEDAD

Deje de fumar. El tabaco, aparte de provocar una respiración deficiente y de ser cancerígeno, se encarga de terminar con el colágeno y la elastina. “Fumar disminuye los niveles de estrógenos necesarios para conservar la firmeza de la piel”,  afirma Planas.

Hacer ejercicio aumenta el flujo sanguíneo y  hace que el cuerpo luzca sano, modelado y bonito. Treinta minutos al día, cuatro veces a la semana son suficientes.

Hoy en día causa furor el “ping-pong”, un deporte que está de moda gracias a la actriz Jessica Alba. Según los expertos,  esta divertida práctica mejora la velocidad, la sincronización de movimientos y quema alrededor de trescientas calorías por un partido de una hora.  

Bailar también aporta beneficios físicos y mentales. La música eleva el ánimo y el movimiento modela, la combinación perfecta para sentirse bien. “El tango estiliza el cuerpo, serena la mente, alegra el corazón y mejora la sexualidad”, afirma Federico Trossero, psiquiatra creador de la tangoteriapia.