Descubra los beneficios del color en los vegetales

Comer frutas y verduras de colores amarillo, naranja, rojo o verde oscuro, ayuda a alargar la vida, así como a prevenir o retrasar dolencias como la debilidad en los músculos conocida como la esclerosis lateral amiotrófica.
Descubra los beneficios del color en los vegetales

“¡Ponga un arcoíris en su mesa!”. Podría ser uno de los lemas de la alimentación saludable, en lo que a vegetales se refiere, ya que los colores de las frutas y verduras, sirven de guía para conocer las propiedades que atesoran este tipo de alimentos.Comer gran cantidad de vegetales de colores naranjas y verdes, como las zanahorias, los boniatos y los guisantes, podría ayudar a reducir el riesgo de enfermedad y a prolongar la vida, de acuerdo a los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos.Este efecto protector parece deberse al alfa-caroteno, una sustancia similar al beta-caroteno. Ambos forman parte de la familia de los carotenoides vegetales antioxidantes, a la que los científicos les atribuyen la capacidad de contrarrestar el daño que causa el oxígeno (oxidación) en el organismo. Los carotenoides son pigmentos orgánicos, cuyo color varía desde amarillo pálido, pasando por el anaranjado, hasta el rojo oscuro, y que están presentes en las frutas y verduras con esas coloraciones, como la zanahoria, de cuyo nombre (‘carrot’, en inglés) deriva la denominación de estas sustancias.Los carotenoides, entre los que  se incluye el licopeno, que confiere su color al tomate, son producidos por plantas y microorganismos, contrarrestan la oxidación y alteraciones que producen en las células unas sustancias llamadas radicales libres.Para indagar las propiedades del  alfa-caroteno, el equipo del investigador Chaoyang Li, en los CDC, estudió a unas 15.000 personas mayores de 20 años a quienes se les habían extraído sangre para analizarla y que habían proporcionado diversa información sobre su estado de salud y estilo de vida.Tras los 14 años que duró el estudio,  se comprobó que los participantes con más alfa-caroteno en su sangre tenían hasta un 39 por ciento menos riesgo de enfermar o morir comparados con aquellos con niveles sanguíneos más bajos de este compuesto.El poder antioxidante de los carotenos Según los expertos del CDC el alfa-caroteno sería responsable de la reducción del riesgo, solo en parte, ya que probablemente trabaje ‘en equipo’ con el beta-caroteno, ya que ambos antioxidantes tienen muchas propiedades químicas y mecanismos de acción similares y tienden a funcionar juntos. Pese a estas similitudes, los investigadores creen que el alfa-caroteno podría ser más eficaz que al beta-caroteno, para inhibir el crecimiento de las células cancerígenas en el cerebro, el hígado y la piel.Otro estudio sugiere que el consumo de hortalizas de colores amarillo-anaranjado (zanahorias, boniatos, calabaza) y verde oscuro (brécol, nabos y judías verdes, guisantes, espinacas, berzas), todas con un alto contenido de alfa-caroteno, se asocia más fuertemente con un menor riesgo de sufrir cáncer de pulmón que consumir los demás tipos de verduras, según Li y su grupo.Para el doctor Carlos R. Jiménez, endocrinólogo de la aseguradora médica Sanitas, “el arco iris que forman hortalizas y frutas de colorido rojo, naranja, amarillo, verde, azul o violeta, es algo más que un bello regalo estético de la naturaleza. Es el anuncio del mundo revitalizante de los pigmentos". Se ha puesto de relieve que los pigmentos de las plantas poseen  propiedades muy estimables contra el envejecimiento y la degeneración metabólica, porque entre otros beneficios, evitan la oxidación de las células, según este especialista. “Los fito-químicos son compuestos bioquímicos naturales no nutrientes, biológicamente activos, que se encuentran en el reino vegetal. Y un grupo importante de ellos constituye la familia de los más de 8.000 pigmentos identificados”, explica Jiménez.Algunos fito-químicos (terpenos, polifenoles, tioles, entre otros) poseen efectos antioxidantes. Es decir, bloquean la oxidación excesiva que se debe a un exceso de oxígeno "atípico" (radicales libres) en las células. Ese exceso de oxígeno, ataca y altera membranas celulares, con el consiguiente envejecimiento o degeneración de órganos y tejidos, según el médico de Sanitas.Radicales libres, a raya

Según el doctor Jiménez, “el organismo está dotado de sistemas captadores de esos radicales libres, pero a veces son insuficientes para bloquear una producción excesiva, que es consecuencia del medio ambiente con los humos y el tabaco, o sustancias como el alcohol.“Por ello ahora se promociona una alimentación antioxidante, y dentro de ella los pigmentos antioxidantes naturales, un grupo químico funcional con efectos anticarcinogénicos, beneficios celulares en los procesos inflamatorios y en los sistemas de defensa ante diversas infecciones o enfermedades”, señala.Otro estudio sugiere que un mayor consumo de alimentos ricos en carotenoides, especialmente beta-caroteno y luteína, presentes en las frutas y verduras de colores vivos, puede prevenir o retrasar la aparición de la esclerosis lateral amiotrófica (ELA). Tanto la luteína, como el beta-caroteno y la vitamina A, de la cual son una buena fuente los carotenoides, ayudan a contrarrestar la nociva oxidación celular que causan los radicales libres.Esta investigación se suma a otras anteriores que indican que quienes consumen abundantes antioxidantes, tienen un riesgo reducido de sufrir la ELA, una enfermedad que degenera poco a poco las células nerviosas del cerebro y la médula espinal que controlan los músculos voluntarios, haciendo que éstos se debiliten y conduciendo a la parálisis de las extremidades.Al analizar la información de más de un millón de personas, los investigadores dirigidos por el doctor Alberto Ascherio, de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Harvard en Boston (EE. UU.), identificaron casi 1.100 casos de ELA.Después encontraron que quienes mantienen dietas ricas en beta-caroteno, que lo aportan verduras como zanahoria, mango, pimiento rojo,  tomate, calabaza, boniato, melocotón, albaricoque, melón o papaya, y luteína, que la poseen vegetales como guisantes, puerros, arándanos, acelgas, espinacas, coles, maíz, plátano, apio o naranja, tienen menos posibilidades de padecer esta enfermedad neurodegenerativa.

 

últimas noticias

Cajas de sorpresas

Tartaletas de auyama con merengue

Opciones para ser expertos en cocina