Alimentos que no pueden faltar en la nutrición infantil

Conoce algunas pautas básicas para saber cuál es la alimentación ideal en los niños y consejos para alistar una buena lonchera.

Para la buena nutrición de tu hijo primero debes saber qué grupos de alimentos nunca pueden faltar. Con esta información, podrás variar el tipo de comida y las porciones que le das al niño teniendo en cuenta su edad y la energía que requiere día a día.

Los grupos de alimentos fueron creados en los años 60 para establecer los parámetros de una dieta balanceada. Aunque han cambiado con el tiempo, hoy los grupos son las proteinas –como carnes, pollos y pescados–, los cereales, las legumbres, las frutas y las leches y lácteos. Se recomienda incluir a diario alimentos de todos los grupos para la buena salud de los niños.

 

Cereales. Por su riqueza en hidratos de carbono, vitaminas, proteínas y minerales, los cereales son esenciales para la salud de tu hijo. Alimentos como el pan y la pasta hacen parte de este grupo. Se recomiendan seis raciones al día de cereales.

 

Carnes, pescados, mariscos y huevos. Este grupo de alimentos aporta proteínas fundamentales para el desarrollo adecuado del niño. Se deben consumir una o dos raciones al día.

 

Leche y derivados. Son la principal fuente de calcio, mineral necesario para tener huesos fuertes y sanos. Se recomienda consmir de 500 a 1.000 ml de lácteos al día.

 

Frutas. Fuente de vitaminas esenciales no solo para el crecimiento físico, sino también para el desarrollo intelectual. Se deben comer dos o tres porciones de fruta al día.

 

Legumbres. Aportan proteínas y fibras, complemento ideal en una dieta balanceada. Se recomiendan dos raciones de verduras diarias, preferiblemente crudas.

 

Una lonchera buena

El refrigerio de sus hijos no solo es importante por su valor nutricional. La lonchera ayuda a crear hábitos saludables si se prepara teniendo estos consejos.

 

1. Hay que planearla con anterioridad. Si lo haces de afán, es más probable que no lo hagas pensando en una dieta balanceada.

2. Usa el refrigerio como una oportunidad para introducir comidas ricas y saludables. Deben ser bajas en calorías y grasas saturadas.

3. La calidad de los alimentos es más importante que la cantidad. Es mejor comer bien que comer mucho.

4. Los niños aman las sorpresas. Evita que la lonchera siempre sea igual y divierte a sus hijos siendo creativa con la presentación de los alimentos.

 

Vacaciones balanceadas

Por estos días, los niños pierden la rutina, tienen menos responsabilidades y más oportunidades de comer golosinas. 

- Se creativa con las comidas que preparas, cambie la forma usual de cocinar para que la dieta de tus hijos tenga variedad.

- Solo compra comidas sanas, por ejemplo manzanas, zanahorias, yogur o bebidas a base de malta.

- Mantén un horario fijo para las comidas. Tus hijos se acostumbrarán y no les dará hambre entre comidas.

- Recuerda que una alimentación saludable también se puede disfrutar. Equilibra la dieta de tus hijos con frutas y verduras. No olvides el ejercicio.

 

Foto: iStock.