Consejos para proteger al bebé de la Hepatitis B

Las mamás deben estar alertas para prevenir y curar algunas enfermedad de sus bebes, una de esas, es la Hepatitis B.

De acuerdo al Centro para el Control y prevención de enfermedades CDC (por sus siglas en Inglés), Hepatitis significa inflamación del hígado y es una enfermedad hepática originada por la infección con el virus de la hepatitis B. Algunas personas pueden combatir la infección y eliminar el virus, mientras que en otras permanece en su organismo y da lugar a una enfermedad crónica o de por vida.

La Hepatitis B se transmite mediante el sexo sin protección, por medio de sangre contaminada (compartiendo cepillos de dientes, hojas de afeitar o agujas para hacerse tatuajes o perforaciones); y se puede transmitir al bebé en el momento del parto, bien sea por vía vaginal o en una cesárea.

Cuando una mujer embarazada tiene hepatitis B, el bebé se puede contagiar fácilmente, pero el contacto cercano con familiares u otras personas que puedan estar infectadas también la contraen. Según el CDC, muchas mujeres no saben que están infectadas porque la hepatitis B suele no tener síntomas. En consecuencia, a todas las mujeres embarazadas se les realiza un análisis de sangre para detectar la hepatitis B como parte de su atención prenatal. El análisis generalmente se hace en la primera consulta. Si una mujer no recibió atención prenatal, se le debe realizar en el hospital antes de dar a luz.

 

Prevención

Desde hace 30 años, se viene utilizando una vacuna para la hepatitis B. Desde 1991 los CDC recomiendan aplicar la primera dosis de la vacuna a los bebés antes de salir del hospital. Se aplican 3 ó 4 inyecciones de la vacuna, según la marca utilizada. Después de la primera aplicación, la siguiente generalmente se realiza cuando el bebé tiene de 1 a 2 meses y la última se realiza cuando el bebé tiene entre 6 y 18 meses.

La vacuna contra la hepatitis B se ha aplicado a millones de bebés en los EE. UU. Los expertos consideran que en los últimos 20 años esta vacuna ha servido para reducir en más del 90% la cantidad de niños que contraen hepatitis B.

 

La hepatitis B no se trasmite por:

Amantar al bebé: puedes hacerlo sin correr ningún riesgo. La leche materna no transmite el virus de la hepatitis B al bebé. 

Cocinar y comer: no hay ningún problema en preparar las comidas y compartir la mesa con tu familia. La hepatitis B no se contagia por compartir platos, utensilios para cocinar o comer, o vasos.

Abrazar y besar: puedes abrazar y besar a tu bebé, a tus familiares o a otras personas cercanas. No puedes transmitirle a ninguna persona la hepatitis B por abrazarla y besarla. La hepatitis B tampoco se contagia a través de los estornudos o la tos.  

 

Cifras

- Según cifras de CDC, una de cada 4 personas con hepatitis B desarrolla problemas hepáticos graves, entre ellos, daño hepático, insuficiencia hepática e incluso cáncer de hígado.

- Todos los años, aproximadamente 3.000 personas en los Estados Unidos mueren a causa de enfermedad hepática relacionada con la hepatitis B.

- Se estima, además, que 350 millones de personas en el mundo y por cada 1.000 mujeres embarazadas que dan a luz cada año, 1 de cada 2 tiene hepatitis B.

 

Foto: Archivo CROMOS.

 

últimas noticias

Beneficios de la vela de soya

El arte de desmaquillar

Mochilas hechas a mano

Trece instrucciones para volar en parapente