Cuatro problemas de comunicación que llevan al divorcio

La crítica, el desprecio, ponerse a la defensiva y una actitud evasiva son cuatro problemas matrimoniales que pueden llevar al divorcio.
Cuatro problemas de comunicación que llevan al divorcio

El portal anglo PSYBLOG publicó un artículo sobre algunas de las conclusiones del psicólogo académico John Gottman, quien por más de 40 años ha investigado buenos y malos matrimonios para entender la receta de una relación estable y duradera.

 

En cuatro décadas, sus estudios demostraron que los matrimonios que terminaban en divorcio tenian cuatro problemas de comunicación en común: la crítica, la evasión, el desprecio, y estar a la defensiva.

 

Cuando Gottman trabajaba con parejas que sufrían de uno o más de estos problemas de comunicación, el divorcio era casi garantizado.

 

1. La crítica

 

Es inevitable y realmente imposible eliminar la crítica no solo de nuestros matrimonios, sino también de nuestras vidas. Pero este es un tipo de crítica en particular que Gottman identifica cómo corrosiva que puede ser fatalmente destructiva.

Este tipo de crítica es la que se le hace a la esencia y sustancia de la otra persona. No es criticar el coportamiento, es criticar a la persona por ser de cierta manera, a su personalidad.

Este tipo de comunicación es una muestra de que el matrimonio está cerca a acabarse.

 

 

2. El desprecio

 

Gottman encontró que  el problema de comunicación que más lleva al divorcio es el desprecio. Cuando una persona siente esto por su pareja, asume ese coportamiento y se burla, insulta y pierde todo el respeto que le tiene, el matrimonio está graves condiciones y necesita ayuda seria.

El desprecio es una energía tan dañina que afecta la salud misma del que desprecia. No es recomendable.

 

 

3. La actitud defensiva

 

Cuando las parejas comienzan a tener una relación competitiva, generalmente hay una dinámica defensiva de lado y lado.

Esto ocurre cuando una persona siente que le debe rendir cuentas a la otra, y que esta por su parte está llevando la cuenta de las faltas y omisiones de su pareja.

Acá el matrimonio pierde el punto de la comunicación, la cual es completamente colaborativa. Si uno le miente al otro por tapar algún error o comportamiento que la pareja cree incorrecto, la comunicación deja de ser útil y se vuelve un enredo que solo termina en el divorcio.

 

 

4. La actitud evasiva

 

Cuando una pareja casada lleva ya tiempo teniendo problemas, la comunicación puede deteriorarse hasta el punto de dejar de existir.

No se dicen nada, no se miran, no se mencionan, como si ni siquiera se conocieran.

Cuando se hablan es porque toca y no hay emoción en la voz o respeto en los ojos.

Si un matrimonio llega a este punto, la solución es hacer algo y pronto. No se debe prolongar esta falta de comunicación que aunque parece ser mejor que discutir, solo refuerza la crítica, el desprecio y la actitud defensiva.

 

 

Foto: iStock. 

 

 

últimas noticias

Cinco curiosidades sobre los zurdos

¿Es malo quedarse en la cama todo el día?

Sexo oral en la primera cita ¿sí o no?