Siete trampas que debes evitar para que por fin dejes de fumar

Fumar es una de las adicciones más fuertes. Toma nota y dile adiós al cigarrillo si quieres dejarlo de una vez por todas.

 

Usar parches y otros productos similares

 

Está comprobado que crean más adicción, ya que ingresan por la piel al torrente sanguíneo con el triple de la nicotina que normalmente entraría por la boca cuando se fuma.

 

 

Hacerlo por los demás

 

Decidir dejar el cigarrillo como parte de una promesa a la pareja, o por el susto que despertó ver a alguien de la familia morir por alguna enfermedad pulmonar, no son razones de peso su cientes. Por lo menos no para nuestro cerebro, ya que en condiciones como ésta, la disposición sólo dura un tiempo. La única forma es en serio querer dejarlo por uno mismo, no por alguien más.

 

 

Reemplazarlo por café, comida o golosinas

 

Aunque la cafeína también es adictiva y la comida ayuda a calmar la ansiedad, no son su cientemente fuertes para convencer al cerebro de que no necesita fumar. A diferencia de estas dos opciones, el cigarrillo contiene químicos que relajan el cuerpo y la mente, lo que no ocurre con el café y la comida que tienden a aumentar el nivel de energía.

 

 

No considerarlo un hábito

 

La mayoría de las personas no sabe que cuando se realiza una actividad por más de 21 meses, ésta se convierte en un hábito. Por eso cuando dicen que van a dejar de fumar de un día para otro, en realidad están engañándose a sí mismos porque en este punto la acción de prender un cigarrillo ya se encuentra en el subconsciente, por lo que la mayoría de los fumadores lo hacen sin darse cuenta.

 

 

Intentar dejarlo solo

 

Al ser una adicción, es ilógico pensar que se puede renunciar a ella sin ayuda de nadie. El secreto está en buscar apoyo en quienes le rodean y consultar expertos en la materia.

 

 

Relacionarse con fumadores

 

Es imposible no querer prender un cigarrillo cuando se tiene a una persona fumando enfrente, porque aunque no es usted el que inhala, sigue estando expuesto directamente al consumo. El solo olor a cigarrillo es el peor enemigo para los que quieren dejarlo.

 

 

Guardar encendedores y paquetes de cigarrillos

 

La idea es desprenderse de todo lo que le pueda crear ansiedad, por lo que aferrarse a ese «último paquete» o guardar encendedores con la excusa de usarlos en otras cosas, no es más que una mentira

 

 

Foto: Istock

Temas relacionados

 

últimas noticias

Cinco curiosidades sobre los zurdos

¿Es malo quedarse en la cama todo el día?

Sexo oral en la primera cita ¿sí o no?