La salud visual y auditiva de los niños determina su nivel de aprendizaje

El regreso a clase es la época perfecta para chequear qué tan bien están viendo y escuchando.
La salud visual y auditiva de los niños determina su nivel de aprendizaje

Que los niños tengan un excelente desempeño escolar es la ilusión de todos los padres. Sin embargo, esta se puede ver opacada por problemas de visuales y auditivos, que afectan su desarrollo educativo, su comunicación, su salud y su rendimiento académico, sobre todo en los primeros cinco años de vida.

Según la OMS (Organización Mundial de la Salud), aproximadamente de uno a cinco de cada 1000 bebés nacen con cierto grado de pérdida auditiva o defecto en la audición. De allí, la importancia de hacer un chequeo a los niños que se encuentran en edad escolar.

El objetivo de los exámenes de ojos y oídos para niños entre 5 y 18 años es identificar cuáles son los jóvenes más propensos a presentar una discapacidad auditiva o visual, en pro de prevenir que esto interfiera en sus proceso de aprendizaje.   

Sugerencias para detectar las falencias 

Los niños que presentan algún tipo de afección en sus ojos u oídos tienden a hablar poco, parpadear demasiado, distraerse con facilidad, subir el volumen del televisor, acercarse demasiado a lo que leen, aumentar el volumen de sus respuestas en una conversación, estar aislados, cansados, estresados o tener problemas para integrarse a un grupo.

Si has notado alguno o varios de estos síntomas en tu hijo, acude de inmediato a una consulta médica especializada. Recuerda que actuar a tiempo puede prevenir mayores afecciones en su salud.

 

 

últimas noticias