La dieta mediterránea, el hábito más saludable

/*Según un estudio médico realizado en España, el aceite de oliva virgen reduciría hasta en un 60 % los problemas cardiovasculares y de circulación.*/
La dieta mediterránea, el hábito más saludable

El estudio Predimed (Prevención con dieta mediterránea) es un ensayo clínico de intervención dietética que pretende averiguar si la comida mediterránea evita la aparición de complicaciones cardiovasculares.

Los resultados de dos estudios europeos, el seguimiento de la Cohorte EPIC de Grecia (Trichopoulou, 2003), el estudio Hale en población anciana (Knoops, 2004), y las investigaciones realizadas en los Estados Unidos, el Nih-Aarp (Mitrou, 2007) y el Nurses Health Study (Fung, 2009); dieron como resultado que la Dieta mediterránea tradicional es una excelente herramienta para evitar la cardiopatía coronaria y el riesgo de sufrir problemas circulatorios en las extremidades.

Por más de una década, grupos de investigación en España siguieron de cerca los hábitos alimenticios de más de 7000 personas, con edades entre los 55 y los 80 años, y comprobaron la saludable relación que existe entre la Dieta mediterránea y la arteriosclerosis.

 

Estudio a la población

El estudio se llevó a cabo regalando aceite de oliva virgen a los pacientes, lo que condujo a la reducción, en un 66 %, de desarrollar arteriopatía periférica, una enfermedad que se manifiesta cuando las arterias de las piernas o los brazos se estrechan u obstruyen, dificultando el paso de sangre y oxígeno a los tejidos.

En otro grupo de pacientes, que se dedicó a la ingesta de frutos secos, se evidenció una reducción del riesgo en la mitad de los casos.

 

¿Qué previene esta dieta?

-Dolor en las piernas, que impide caminar.

-Úlceras.

-Heridas que no cicatrizan.

-Gangrena, que puede terminar en la amputación de parte de la extremidad.

 

Dieta mediterránea

Está compuesta por las comidas típicas de los países en los que crecen los olivos, como Grecia, España y el sur de Italia. Las principales características de esta dieta son: el alto consumo de cereales, legumbres, frutos secos, frutas y verduras; la baja ingesta de grasa, el uso de aceite de oliva para cocinar ensaladas y verduras, alto consumo de pescado, y bajo de pollo, lácteos, carnes rojas y productos derivados de la carne.

En cuanto al alcohol, se consume principalmente en forma de vino tinto con las comidas; lo demás debe ser moderado.

Para concluir, el profesor de Medicina Preventiva de la Universidad de Navarra y uno de los investigadores responsables del nuevo descubrimiento, Miguel Ángel Martínez-González, asegura que «hay muchas culturas que aún no aceptan una dieta rica en aceite de oliva. No entra dentro de sus hábitos culinarios, pero es necesario recalcar sus virtudes».

 

últimas noticias

Beneficios de la vela de soya

El arte de desmaquillar

Mochilas hechas a mano

Trece instrucciones para volar en parapente