¿Vas a ser mamá? Cuídate y siéntete bien

El embarazo es un momento ideal para adoptar buenos hábitos de belleza. Todo lo que hagas por tu bienestar será beneficioso para tu bebé.
¿Vas a ser mamá? Cuídate y siéntete bien

El embarazo, el parto y la lactancia son momentos de gran plenitud,  serenidad y de alegría, dice el doctor François Rudich en Ser mamá, el momento más hermoso de la vida, libro publicado por Clarins, una marca española de productos de belleza. 

Los cambios en la piel 

Los dos primeros meses de embarazo son los más discretos, pero también en los que más se experimentan cambios. Poco a poco, el vientre va creciendo, y las glándulas mamarias se preparan para la lactancia; por eso, es importante tonificar e hidratar la piel para evitar que se estire y corra el riesgo de romperse, un daño que ocasiona el nacimiento de las estrías.

Para evitar su aparición es imprescindible exfoliar la piel, un hábito que libera la piel de las impurezas y de las células muertas que le impiden respirar. La exfoliación estimula la renovación de las células y deja a la piel más receptiva para su nutrición.

La hidratación aporta flexibilidad y bienestar a la piel. Se recomienda aplicar una hidratante por la mañana y por la noche, especialmente en las zonas de riesgo como los senos y el vientre.

 

El cuidado de los senos

"Los senos pueden pesar entre 300 gramos y un kilo", cuenta Rudich, quien explica que las mamas no cuentan con una fijación solida en el tórax. De ahí la importancia de cuidar la zona comprendida entre la base de los senos y la barbilla.

Por eso se recomienda aplicar hidratantes con la palma de la mano alrededor de cada seno, haciendo suaves masajes relajantes.

 

Las piernas

No se deben olvidar las piernas, que soportan el peso del embarazo. Suelen hincharse y ofrecer una sensación de pesadez, incomodidades. Para aliviar estos dolores es recomendable caminar y poner las piernas en alto, también hacer duchas de agua fría y aplicar productos tonificantes y refrescantes.  

 

Los cambios en el rostro

Las mujeres embarazadas suelen tener un rostro luminoso, con los ojos brillantes y el cabello vigoroso, pero a veces las hormonas juegan malas pasadas y surge el llamado paño del embarazo, que son pigmentaciones en el rostro, fenómeno que desaparece progresivamente después del parto. El mejor arma para preservar la salud y belleza es protegerse del sol. 

El programa de cuidados faciales implica la limpieza e hidratación de la piel por la mañana y por la noche. Exfoliarla con suavidad y moderación dos veces a la semana. 

 

El descanso y los buenos hábitos alimenticios

Durante los nueve meses de embarazo, el descanso es fundamental. Los expertos, que recomiendan dormir entre ocho y nueve horas, aconsejan acostarse boca arriba con las piernas ligeramente levantadas y los pies a la altura del corazón. A medida que el vientre vaya creciendo, coloca un cojín debajo de la cabeza y otro entre las piernas o debajo de tu espalda para tener una mayor comodidad.

También es muy importante adquirir buenos hábitos de alimentación, ya que el embarazo implica un aumento de peso, lo ideal son nueve kilos. Por eso, es muy importante vigilar las calorías y evitar la sal en exceso. La carne, el pescado, los huevos, las frutas y verduras y los lácteos deben estar presentes en la dieta.

Para mantenerse en forma, es bueno caminar todos los días media hora, preferiblemente usando zapatos cómodos y que levanten los talones unos tres centímetros. Los paseos ayudan a fortalecer los músculos abdominales, activan la circulación y aumentan la capacidad respiratoria. 

 

Foto: Youtube.

Temas relacionados

 

últimas noticias