Beyoncé crítica la obsesión por la belleza en su último video

La diva de la música quiere proyectar en su último vídeo, Pretty Hurts, los sacrificios a los que deben enfrentarse muchas mujeres para lucir una apariencia impecable y, sobre todo, para combatir los efectos del envejecimiento; unas prácticas obsesivas que, en opinión de Beyoncé, son completamente absurdas y un signo claro de que buena parte de la sociedad sigue viendo al sexo femenino como mero objeto de deseo. Uno de los ejemplos más claros de esa enfermedad social tiene que ver con el uso desproporcionado de la cirugía estética, lo que explica que la famosa artista aparezca en varias de esas escenas exhibiendo el dolor y la angustia que le provocan las agujas y el hecho de verse rodeada de personas que quieren modificar su apariencia.