El presidente hablará hoy ante la plenaria de Naciones Unidas. Se espera que los temas principales de su discurso sean la lucha contra las drogas y la crisis de Venezuela.

Seis razones por las que puedes sentir dolor en los senos

Cambios hormonales, exceso de ejercicio y hasta la talla incorrecta de brasier, pueden causar molestias en tu pecho.
Dolor en los senos

¿Te están doliendo los senos? Aunque la primera reacción sea de alarma, debes saber que existen muchas razones por las que puedes llegar a sentir molestia en esta parte del cuerpo. Contrario a lo que se piensa, no se trata de un síntoma directamente relacionado con el cáncer de mama, sin embargo, si el dolor es constante y se torna muy fuerte, debes visitar a un especialista para que te diagnostique y te brinde el tratamiento adecuado. (18 cosas que debes saber del cáncer de mama). 

 

1. Síndrome premenstrual

 

¿La molestia en los senos aparece días previos a tu menstruación? Quizá se trate solo de uno de los síntomas del síndrome premenstrual. Durante estos días, la carga hormonal puede provocar que las glándulas mamarias y los ductos aumenten su tamaño, y por lo tanto, los senos retengan líquidos. El resultado será senos hinchados, dolor y sensibilidad ante cualquier tipo de contacto. (¿Cuáles son los cambios de humor que podemos sufrir las mujeres durante el ciclo menstrual?). 

 

2. Estas embarazada

 

El dolor en los senos es un síntoma que puede indicarte que estás en embarazo. La causa está en los cambios hormonales que comienza a experimentar el cuerpo, específicamente el aumento de estrógenos y progesterona, lo que provoca que los senos aumenten su tamaño y haya más sensibilidad mamaria. Esta molestia, se podrá prolongar a lo largo de todo el periodo de gestación. (Cinco cambios físicos que sufren las mujeres embazaradas). 

 

3. Estas usando la talla incorrecta de brasier

 

Si la molestia en tus senos es constante, más vale que revises la talla de tu brasier. Un sujetador demasiado pequeño, puede oprimir el pecho en exceso, causando dolor y dificultando el riego sanguíneo. Si este además tiene aros, se corre el riesgo de que se claven llegando a dañar los ligamentos mamarios. (¿Cómo elegir el brasier ideal?). 

 

Por el contrario, si la talla es muy grande, no brindará el soporte que estos necesitan, repercutiendo en la aceleración de la flacidez y afectando los tendones de los hombros.

 

4. Tu método anticonceptivo

 

Algunos anticonceptivos hormonales, así como ciertos antidepresivos, tratamientos de infertilidad y otros medicamentos, suelen aumentar el incremento de estrógenos, provocando sensibilidad, hinchazón y en muchos casos dolor en los senos. (Seis cosas que le pasan a tu cuerpo al dejar la píldora anticonceptiva). 

 

5. Quistes mamarios

 

Los quistes mamarios son pequeños sacos llenos de líquido que pueden aparecer debido a procesos o cambios hormonales. Suelen ser benignos aunque pueden provocar mucho dolor.    

 

6. Mucho ejercicio

 

Los senos son glándulas compuestas por tejidos suaves ubicados antes del músculo, por lo que no sería raro que sintieras molestia en esta zona después de una larga jornada de ejercicio. Pero si el dolor es muy fuerte, y persiste con los días, lo mejor será asegurarte de que no se trate de un desgarre.

 

Recuerda que a la hora de hacer ejercicio es vital darle soporte a tus senos con un buen sujetador diseñado para tal fin, que sea de la talla correcta, y que disminuya el impacto de los movimientos que realices. (Consejos para lucir chic en el gimnasio). 

 

 

Foto: Istock.

 

 

últimas noticias