¿Te conviene volver con tu ex pareja?

Sé honesta contigo misma, responde todas tus dudas, y pon en una balanza si el amor y la razón pueden complementarse para tomar la decisión.
Hombre dándole un beso en la frente a su pareja

 

 

El amor es uno de los sentimientos más lindos que existe en el mundo. Estar enamorado significa experimentar sensaciones que te ponen los nervios de punta y vivir en una felicidad casi total. Encuentras un cómplice, un amigo y una base para poder construir algo juntos, y aunque a veces todo parece color de rosa, en momentos se torna tan gris, que lo mejor es tomar decisiones favorables para ambos y darle una pausa o un fin.

 

Los desacuerdos, la falta de interés, la desconfianza y otros factores pueden alterar las emociones y provocar sentimientos de desesperación, depresión e inconformismo, por lo que a veces nos tenemos que ver obligados a romper con ese ser especial, pero ¿qué pasa si después de tomar la decisión, decides apostarle nuevamente a ese co-equipero que tenías?

 

No está mal que esos pensamientos vengan a la cabeza y que por momento nos dominen los sentimientos, sin embargo, debes hacerte preguntas como:

 

 

 ¿Por qué terminó la relación?

Esta es una de las preguntas más claves que tienes que hacerte, no actúes por impulso, analiza las situaciones que te llevaron a tomar las decisiones que tomaste. La mayoría de las veces nos nublamos y no somos capaces de ver soluciones, lo más importante es recordar que las cosas siempre tienen dos versiones, que lo importantes siempre va a ser tu tranquilidad y la forma como la exteriorices, nadie tiene derecho a mandar sobre tus sentimientos, y un consejo real y tangible para ti: la relación es de dos, nadie más puede meterse en lo aparentemente está “mal” para ti.

 

 

 

 ¿Tiene arreglo la situación que vivieron?

Hay cosas que definitivamente son imperdonables, y que rompen todos los códigos que tienes contigo misma, pero es importante que también aprendas a escuchar soluciones ante las cosas que se puedan presentar en el camino, a veces las personas merecen segundas oportunidades, recuerda que también cometes errores y que te gustaría expresar tu sentir con confianza, seguridad y certeza. Recuerda: “No le hagas a los demás lo que no te gustaría que te hicieran?

 

 

 

¿Sientes rabia?

La rabia puede ser contigo misma, puede darse por frustración. El dolor de ver todo lo malo, fue la única escapatoria para darle fin al compromiso. Ten presente que todo siempre puede ser peor, así que es mejor que te perdones las cosas que no pudiste lograr, que no pudiste aceptar y que además no te permitieron avanzar con esa persona especial. Recapitula, la rabia puede ser con él por muchas cosas, pero te has puesto a pensar por lo que él atravesó. No somos abogadas del diablo, pero a veces es importante que dejes a un lado tu “odio” y pienses con cabeza fría.  

 

 

 

¿Podrías empezar desde cero?

Nadie más que tú misma puede responderse esta pregunta. Si ya analizaste todo el fondo de la situación, ahora podrás tomar la decisión con conciencia, y con certezas, dejando la duda a un lado. Sí vas a dar la oportunidad, hazlo con el corazón y todo el tiempo, no por momentos, pero ten presente: “Tú pareja te hunde o te saca a flote”

 

Foto: Istock