¿Tienes flacidez vaginal?

Conoce algunos consejos para evitar esta silenciosa sintomatología.
Mujer con el dedo en la boca

 

La flacidez vaginal está caracterizada por la pérdida del tono muscular que existe en la vagina. Como todos los músculos del cuerpo, deben ser ejercitados y esta no es la excepción. Aunque no pareciera, mantenerlos en forma es una de las claves para no padecer de esta sintomatología que cada día toma más fuerza dentro del género femenino.

 

Las mujeres que han tenido partos naturales, por ejemplo, son mucho más propensas a padecer de esto, sin embargo, no todo está perdido en el camino, existen formas de evitar o en su defecto revertir esta incómoda realidad. A continuación, te damos algunos consejos para que pongas en práctica, en tu rutina diaria:

 

 

Aliméntate sano

Recuerda que una alimentación balanceada, será tu herramienta principal para sentirte bien contigo misma, y para tener un peso ideal. Cuando te subes de peso, perjudicas notablemente tu salud física, con la vagina ocurre lo mismo, el peso, no te permite tener elasticidad, ni poder desempeñarte de la mejor manera cuando haces deporte, o tienes relaciones sexuales. Es por esto, que es importante que tus hábitos se mantengan dentro de la línea de lo saludable, para evitar caer en estas “patologías”.

 

 

Evita la vaginoplastia

Hoy por hoy, existen muchos mecanismos para fortalecer los músculos pélvicos, como los ejercicios Kegel, los cuales ayudan a mantener toda la zona V en óptimas condiciones, permitiendo que los músculos vaginales estén fortalecidos y tonificados. Están relacionados, con los orgasmos y a su vez aumentan el registro de las sensaciones genitales, evitando de esta forma llegar a procedimiento quirúrgicos que pueden traer consigo problemas secundarios.  

 

 

 

Dile adiós a las duchas vaginales

En el mercado existen varios mecanismos para mantener nuestra zona íntima limpia, pero algunas veces resulta peor el remedio que la misma enfermedad. Expertos en estos temas, han afirmado que el uso frecuente de estos, pueden ocasionar alergias, picazón e irritación, por lo que puede desarrollarse mucho más temprano la flacidez vaginal.

 

 

Aumenta tu flujo sanguíneo

Las relaciones sexuales, hacen que todos los músculos del cuerpo se activen, actividad que resulta favorable para intensificar la elasticidad de la vagina, ya que el movimiento pélvico va de la mano con la “fuerza” que se hace al momento de intentar llegar al coito.

 

 

 

No hagas mucha fuerza

Cuando te excedes levantando cosas con mucho peso, expones a tu cuerpo a que sufra de presiones intra-abdominales, haciendo que algunos músculos, especialmente los de la vagina se debiliten y empiecen a tornarse flácidos. No abuses, tú mismo cuerpo es el mejor consejero para dejar de hacer esto.

 

 

Foto: Istock 

 

últimas noticias

Siete mascarillas para recuperar el pelo dañado

Seis consejos para combatir el famoso jet-lag