Incontinencia urinaria, un mal de muchas

Se trata de un trastorno que entre el 10 y el 25% de las mujeres entre 30 años y 64 años padecen. ¡Aprende a controlarla!
Un mal de?muchas

La pérdida involuntaria de la orina, más allá de ser una enfermedad, es un síntoma que refleja que por distintos motivos ya no puedes retener voluntariamente tu vejiga. Y aunque hoy día sea señalado como el culpable de todos los males, lo cierto es que el estrés sí tiene buena parte de responsabilidad en esta molestia, pues aumenta la presión del abdomen y provoca algunos goteos. 

Otros factores que pueden contribuir a que se presente incontinencia son las infecciones urinarias o el sobrepeso durante el parto, debido a que los tejidos que forman el esfínter pierden la elasticidad y no permiten que la orina se contenga como es debido. Durante la menopausia, la disminución de hormonas hace que algunos tejidos vaginales se resientan, provocando síntomas como dolor y/o ardor al orinar. 

Según estudios, entre el 10 y el 25% de las mujeres de entre 30 años y 64 años lo sufren, cifra que asciende hasta 40% si se considera sólo a las mayores de 60 años. Pero tan solo el 10% consulta al médico por el efecto social que causa. Si se trata adecuadamente, es un mal que puede ser controlado. Lo importante es consultar al ginecólogo, quien luego de una evaluación determinará las causas y diseñará el tratamiento adecuado. 

Ejercicios keguel

- Estos ayudan a prevenir y disminuir los efectos de la incontinencia porque fortalecen el suelo pélvico. Hacerlos es muy fácil:

- Mientras estés en el baño intenta detener la orina cerca de 10 segundos y déjala fluir nuevamente.

- Trata de hacer una serie de diez repeticiones, tres veces al día.

- Si estás trabajando, manejando o simplemente de pie, trata de contraer la zona del perineo. 30 veces al día, dicen los expertos, es suficiente. 

Temas relacionados

 

últimas noticias

Los hábitos matutinos de la gente exitosa

Beneficios de la vela de soya