Variel Sánchez, loquito de amor por su familia y el campo

El 2018 fue un año de crecimiento y madurez. En doce meses, junto a su esposa Estefanía y su hijo Valentín, pasó una prueba para la que no estaba preparado, estuvo a la altura de su primer papel protagónico en Caracol Televisión y experimentó una faceta desconocida: la de cocinero. En su sencillez, carisma y talento artístico están las claves de uno de los actores más queridos por los colombianos.

Foto: David Schwarz

Las fiestas decembrinas no son las mismas desde que Valentín llegó a la familia. Las celebraciones giran como platillos iluminados a su alrededor. Sus reacciones, sus gestos, su capacidad infantil de asombrarse frente al estímulo parece hipnotizar a los Sánchez Godoy.

Hace un año se terminó de grabar Loquito por ti . Entonces Variel se daba el lujo de recibir el 2018, junto a los suyos, con la misma sensación de ahora, aunque sin saber que la historia que protagonizó se convertiría en un éxito, en la franja donde los televidentes descansan después de un día largo.

Enero

Comenzó con un nuevo proyecto en marcha: La ley secreta, una serie basada en las historias reales de un grupo especial de la policía conformado por mujeres, que deben infiltrarse dentro de diferentes organizaciones criminales. En la producción de Caracol Televisión para Netflix, Variel es Júnior, un narcotraficante de cuello blanco, que mantiene una apasionada relación con otro hombre. “Hicimos unas escenas de cama muy bonitas con Roberto Cano. Fue mi primera vez, mi iniciación en los besos con otros chicos. Fue un reto interesante que asumí sin tabú”.

Febrero

Cualquiera que conoce o lo sigue por redes sociales se da cuenta de su profunda relación con el campo. El actor creció y vivió durante 22 años en una finca en Tabio, Cundinamarca. Allí aprendió a manear y ordeñar las vacas, a manejar un machete, a montar a caballo, a trabajar la tierra y a valorar la labor del campesino. Un estilo de vida que sirvió de punto de partida para consolidar su relación con Estefanía y el proyecto familiar que ahora buscan inculcar en Valentín. “Queremos brindarle a nuestro hijo algo que yo tuve cuando era niño y era poder llegar a casa y ver animales, una huerta, arrancar una feijoa de un árbol. Él es maravilloso con el campo, porque encuentra allí un montón de cosas por hacer. Se la pasa descalzo en el barro, en la huerta, ayudándonos a sembrar, juega con el perro, con los bichos, no le teme a nada”.

En febrero, Variel y Estefanía organizaron el primero de muchos campamentos con su hijo, porque quieren mantenerlo en contacto con la naturaleza tal y como ellos lo han hecho a lo largo de sus vidas. “La pasamos delicioso. Chupamos harto frío”.

Marzo

Finalizaron las grabaciones de La Ley Secreta y justo para la Semana Santa encontraron un espacio para poder compartir en familia. “Cuando se trabaja en un proyecto, los momentos con los tuyos se reducen. Ahora que tengo a mi esposa y a mi hijo siento que el tiempo no se puede cambiar por plata”. Así que los tres arrancaron para Barichara, Santander, aunque las vacaciones no iban a durar mucho. En medio del paseo, el actor recibió una llamada.

—Variel: lo quieren en Master Chef — le dijo su mánager.
— ¿En Master Chef? ¡Pero si yo no sé cocinar! Ni un arroz he hecho.

Abril

“Aprender a amar la vida es lo más importante y eso solo se logra con pequeñas pero importantes cosas”. Con este mensaje, Variel acompañó una foto en la que se ve a Valentín abrazando un pequeño árbol.

La publicación la hizo el primero de abril, un fin de semana en la finca. Las imágenes dan cuenta del pequeño jugando con cajas, ayudando a su papá en la huerta, con las botas bien puestas, caminando sobre las montañas. De tal palo, tal astilla.

 

_DMS2266

“Cuando me dicen que parezco un campesino, siento mucho orgullo, porque creo que son las personas más tesas. Los hemos olvidado y menospreciado. No recordamos que sin ellos no habría comida sobre nuestra mesa. Los respeto, valoro y cuido”.

Mayo

Un primer comercial anunció el regreso de Master Chef, esta vez los participantes serían celebridades. Alejandro Leiva (Peter Albeiro), Rafael Novoa, Estefanía Borge, Maía, María José Martínez y Variel Sánchez fueron algunos de los convocados. El estreno sería en junio.

El actor participó en el reality sin saber nada de gastronomía. Tenía mucha teoría en la cabeza, eso sí, porque tanto su papá como su mamá y su esposa son grandes cocineros. Todos lo animaron para que lo intentara, sobre todo Estefanía, pues se trataba de uno de sus programas favoritos. “Me fui a ciegas a la boca del lobo y al final resultó siendo una experiencia increíble, porque ahí fue donde la gente conoció a Variel como Variel y no como uno de mis personajes”.

Comenzó a disfrutar tanto la experiencia que las cosas fluyeron. Semana tras semana fue avanzando en la competencia mientras que su cocina y personalidad lo convirtieron en favorito. No todos fueron momentos brillantes. Su  inexperiencia le jugó malas pasadas. “En una ocasión preparé una leche de tigre con verduras. Un plato divino. Pero, en vez de usar un diente de ajo en la receta, le eché la cabeza entera. Los purgué a todos. El jurado me dijo que era la cosa más fea que habían probado en la vida”.

Junio

Durante ese mes pasó algo muy duro en nuestras vidas. Perdimos un bebecito con Tefa. Cuando yo arranqué la competencia,
ella estaba embarazada y faltando 15 días para terminar el reality, sucedió. No recuerdo la fecha exacta, la borré de la mente. Sé que fue de madrugada. Pero eso nos dio un impulso fuertísimo como familia. Angelito nos enseñó a valorar aún más el tiempo que estamos juntos. Mi esposa se paró de esto más fuerte y sabia que nunca.

Julio

Llegaron unas nuevas vacaciones. El lugar no importa, solo esta escena: Variel y Valentín juegan en la playa. Se ven sus siluetas a contraluz y Estefanía no puede evitar capturar el momento. Lo comparte en su Instagram, el 6 de julio, con el siguiente mensaje:

“Este par de hombres son los compañeros de mi vida. A uno lo escogí y el otro me escogió como su madre. Son un gran motor para no dejarme caer y levantarme con más fuerza. Mis grandes amores, con otro que nos acompaña siempre desde algún lugar”

 

_DMS2423

Con las pilas puestas: A pesar de las extenuantes horas de grabación para la serie en la que está trabajando, madrugó a las
8:00 a.m., un sábado, para cumplir la cita con Cromos.

Agosto

Valentín entró al jardín. “Yo estaba grabando. Eso demuestra que mi trabajo no es tan fácil como la gente a veces piensa. Uno se pierde de cosas. Me reconforta saber que no lloró, que se adaptó superrápido. Él es el más parchado, el más bacán. Choca la mano, le cuenta historias a todo el mundo. Llega al colegio, se despide y se va con Carla, que es su profesora. Cuando  vamos por él, a veces, no se quiere ir. Dice ‘No, papito, otro poquito’, creo que ese es un buen termómetro para saber que la está pasando bien”.

La entrada al jardín coincidió con su segundo cumpleaños. Los papás le hicieron una fiesta temática de dinosaurios en el jardín. “Fue una nota. Los adornos los hicimos a mano con Tefa para enseñarles sobre reciclaje y para evitar el consumo masivo para las piñatas. Mis papás y mis suegros fueron, hubo música, los niños la pasaron delicioso”.

Septiembre

Nicolás de Zubiría, Jorge Rausch y Christopher Carpentier estaban frente al último plato con el que Variel Sánchez se jugaba el
título como el primer Master Chef Celebrity. Después de un gazpacho fresco con pulpo, como entrada, y unas costillas de cerdo en salsa de tamarindo, como plato fuerte, fue el momento del postre: helado de queso azul con peras en vinotinto. Los jurados creyeron que era osado presentar un helado para la final, pero lo probaron. La reacción de los tres astros de la cocina fue inquietante: sonrieron, saborearon, se miraron, casi que no lo pueden creer. “Es una crema perfecta”, dijo uno. “¿Qué tal esta vaina?” lanzó el otro. “El mejor postre que me he comido en mucho tiempo”, confesó el siguiente. En el último capítulo del programa, Variel se despidió con una receta que le había ayudado a diseñar su esposa y que dedicó a sus hijos. De la manera más dulce.

Aunque las grabaciones de Master Chef terminaron en el mes de junio, la final llegó a los televisores de los colombianos en septiembre. Los finalistas: Estefanía Borge, Peter Albeiro y Variel. “El recuerdo más bacano del reality fue la final. Estaban mi papá, Estefanía y mi hermano, frente a mí, viéndome cocinar estos tres platos. Fue algo muy especial”. El ganador fue el popular Peter Albeiro. El premio de Variel lo vive ahora su familia porque salió del programa a prepararle a la gente que ama: “Cociné como 80 veces durante tres meses. Aprendí a amar la cocina”.

 

_DMS2445

Un ángel: A través de 'Instagram', su esposa Estefanía Godoy le contó al país la pérdida de su hijo Ángel: “Agradezco esta prueba con todo su dolor, porque vino a unirnos, a llenarnos de más fuerza y a recordarnos que el amor es nuestra mejor opción”.

Octubre

El 10 de octubre llegó Loquito por ti al prime time del canal Caracol. Los colombianos que tenían a Variel en el radar lo recordaban por su participación en otras producciones como A Mano Limpia, Las hermanitas Calle, La niña y, recientemente, Master Chef Celebrity.

En Loquito por ti h izo su primer protagónico. Interpretó al líder de una orquesta de música popular llamada Los Latinos. “Este papel reunió todo para lo que me había entrenado desde chiquito. Mi padre, que también es actor, me enseñó a bailar, a cantar y a actuar. Esta novela refleja en realidad todo lo que yo soy como artista, por eso siempre le he dedicado este trabajo a mis papás”. El resultado fue Camilo Arango, un personaje al que le inyectó tanta energía, que terminó exigiendo mucho más de lo  que imaginó. “Yo mezclé en Camilo un poco de Michael Jackson, un poco de tap, un poco de música tropical y, al final, se creó un tipo con tanta fuerza que fue difícil de mantener la energía arriba durante el rodaje. Se convirtió en un chicharrón. Duré ocho meses muy cascado”.

Pero la exigencia rindió frutos. Loquito por ti adelantó las celebraciones decembrinas en pleno octubre. Prendió la Navidad en el país: “Yo he sentido que en la gente ha tenido muy buena acogida. La otra vez, una señora se me acercó y me dijo ‘gracias por acordarse de nosotros, de la gente grande, de la música de los setenta’. Siento que una historia como esta le hacía falta a la televisión colombiana. No estoy diciendo que hacer otro tipo de productos esté mal, yo estoy haciendo ahora una serie sobre narcotráfico para Telemundo, pero también debemos airear un poco la programación para volver a reunir a las familias en torno a series blancas, bonitas, con valores”.

 

_DMS2497

De donde viene él: Inspirado en la vida rural, nació ‘Familia Real’, un proyecto que busca enseñar a los niños la experiencia de cultivar sus propios alimentos en huertas caseras.

Noviembre

El 5 de noviembre, Estefanía subió a Instagram una foto junto a Variel. Con una mano, ella sostiene la cámara y con la otra rodea el cuello de su compañero. Él la abraza. “Acá se juntan el pasado y el presente. Una foto que me recuerda cuando éramos dos, tú y yo, en una de nuestras primeras noches de baile, miradas y conquista”.

“La primera foto de una historia de amor que me encanta”, respondió a la publicación Variel.

Él siempre estuvo enamorado de Estefanía. Era algo así como su amor platónico, ese amor imposible y lejano que se observa con cautela, que se espera. Se conocían hace 18 años. Un día ella estaba en el aeropuerto cuando le entró un mensaje a su celular. Era de Variel, le decía que la estaba viendo. Ella se volteó y se encontraron. Han estado juntos desde entonces. “Fue muy loco porque nosotros salimos y yo no me le volví a separar, y ella tampoco. Nos unimos muy bien y ahí empezó todo. Cuando nos tomamos esa foto, que fue la primera, llegábamos de una fiesta. En tres meses ya nos habíamos ido a vivir, a los seis decidimos tener a Valentín. De eso hace ya casi cuatro años”.

Diciembre

Las fiestas comienzan el 14 de diciembre, el natalicio de Variel. Cumple 29. Considera que el año que termina fue decisivo. “Entendimos para dónde vamos y qué queremos como familia”. Rescata un suceso importante: “mi hermano arranca de nuevo en la televisión y eso ha sido superespecial, porque nos hemos vuelto más hermanos, viajamos juntos, recordamos cuando éramos pequeños, nos tomamos unas cervezas, salimos a rumbear. Ese acercamiento ha sido de lo más lindo de este 2018”.

Mientras tanto, las expectativas para el 2019 comienzan a revelarse. “Quiero trabajar en el campo, tener más tiempo con mi familia sin dejar a un lado mi carrera. Siento también que las ganas de darle un hermanito a Valentín crecen, quizá sea el año en el que la familia crezca”.

Este diciembre no habrá regalos en exceso bajo el árbol. Variel, Estefanía y Valentín quieren sorprender a sus seres queridos con detalles hechos por ellos mismos, que reflejen su rumbo como familia y, de paso, les ayude a recordarse a sí mismos que no es necesario gastar un montón de dinero para hacer de las fiestas un momento especial.

El postre, por supuesto, estará a cargo de Variel. Deleitará esta vez a su familia con el famoso helado de queso azul.