¡Ya no tenemos sexo como antes!

La disminución de la frecuencia sexual está relacionada con las redes sociales, Internet y el exceso de horas laborales ¡Toma nota!

Pareja aburrida sin tener sexo

 

Los nostálgicos dicen que todo tiempo pasado fue mejor, evocando siempre momentos dulces que no volverán, sin embargo, en la actualidad tenemos una larga lista de beneficios en lo que se refiere a las relaciones interpersonales y el sexo que nos impide mirar el pasado con melancolía.

 

 

La lucha por la igualdad de géneros ha dado sus frutos: las mujeres y los hombres en Occidente tienen los mismos derechos, de manera que todos pueden expresar sus deseos y fantasías. El sexo es cada vez menos un tabú y todos somos libres para obtener lo que deseamos. En teoría sólo tenemos que pedir y esperar encontrarnos con esa persona dispuesta a darnos.

 

 

Otra ventana abierta son las redes sociales diseñadas especialmente para conseguir pareja. El amor y el placer podrían estar a sólo un clic, lo cual aumenta las probabilidades por persona de tener un encuentro amoroso. No hay límite de edad, género, ni locación. Sólo hacen falta las ganas y la voluntad para encontrarse.

 

 

Además, la disponibilidad de métodos anticonceptivos y preventivos de enfermedades de transmisión sexual podrían completar nuestra felicidad: seguridad para una sexualidad responsable, sin miedo y sin estrés.

 

 

Ante este panorama podríamos decir que todo está dado para un mundo en el que todos tengamos una sexualidad sana y divertida. Estudios y estadísticas afirman que todos estos adelantos, beneficios y circunstancias favorables no han sido suficientes. Tenemos menos sexo que hace un par de décadas.

 

 

La explicación de la disminución de la frecuencia sexual al parecer está relacionada, paradójicamente, con las redes sociales e Internet. Muchas personas han  sustituido los encuentros por cibersexo, sexting o pornografía, evitándose las complicaciones de lidiar con el contacto físico. Se podría decir incluso que es una manera de evitar enredos emocionales.

 

 

A la adicción a Internet debemos añadir que tenemos extensas jornadas laborales que no nos dejan tiempo para encontrarnos y nos roban la energía para intentar tener una vida sexual activa.

 

 

Si has leído hasta acá, podrías sentirte identificada incluso teniendo una pareja estable. No importan las tendencias, tú puedes tomar conciencia y decidir cómo será tu vida sexual, así que no seas parte de las estadísticas: convierte tu colchón Boxi Sleep en tu lugar favorito para el placer y quítale unos minutos al trabajo, otros a las redes sociales y regálaselos al amor.

 

 

Foto: Istock

Temas relacionados

 

últimas noticias