¿Ya pasó lo peor de la reforma tributaria?

El aumento del IVA tuvo un efecto psicológico entre los colombianos, dejaron de gastar por miedo al crecimiento de sus bolsillos.

Mujer vaciando un marrano de ahorros

 

A finales de 2016 todos hablaban de la reforma tributaria: del aumento del IVA –del 16 al 19%–, del posible gravamen a las gaseosas y de los impuestos que tendrían que pagar  las empresas, entre otras preocupaciones. Ahora, después del primer trimestre de este año, cuando el gobierno y las compañías sacan su primer corte de cuentas, ¿se puede decir que el cambio en el estatuto tributario nos afectó? ¿Salió bien o salió mal?

 


Lo cierto es que los colombianos estamos gastando menos, y eso tiene un impacto en el desempeño de la economía. Entre menos gastemos, menos ingresos recibirá la nación en impuestos como el IVA. Entre menos salgamos de compras, menos ventas harán  las empresas de las cuales depende el empleo y la productividad del país. En 2016, el país creció apenas 2% más que en 2015, el menor aumento en siete años. En ese sentido, los que saben de números coinciden en que no podemos bajar la guardia. Para algunos, la reforma tributaria ha tenido mucho que ver con que estemos cuidando más el bolsillo –tememos que, a cada fin de mes, el incremento del IVA le de un golpazo a la billetera–. Para otros, la reducción del consumo se venía dando desde el año pasado y luego coincidió con la reforma. 

 

 

Compramos menos

 


En febrero, las ventas del comercio cayeron 7,2%, según el Dane, mientras que hace un año el descenso fue de 5,3%. “Gran parte de esa reducción está relacionada con la disminución en la venta de vehículos, repuestos y combustibles”, detalló la entidad. Según Fenalco, el principio de año tuvo un bimestre “pésimo, que en algo repuntó en marzo”, en palabras de Guillermo Botero, presidente del gremio.

 

 


Raddar, firma especializada en consumo, dice que en marzo pasado se cumplieron 10 meses consecutivos en los que se ha reducido el gasto de los hogares. En el tercer mes del año, los colombianos gastaron 1% menos que en el mismo periodo de 2016. Según Camilo Herrera, presidente de Raddar, la reforma tributaria frenó el gasto y tuvo un impacto “psicológico” importante. “La gente creía que todo iba a subir, pero solo hubo un incremento en algunas cosas”, y agrega que ahora se ve una tendencia ascendente. En junio, el gasto podría volver a  un terreno positivo, lo cual empezaría a estabilizar la economía.

 

 

 

Una situación agridulce

 


El presidente de Raddar cree que el gasto irá en aumento porque las cosas están relativamente más baratas. La inflación, en lo que va corrido del año, se ubicó en 2,5%; es decir, los precios subieron pero mucho menos que en el mismo periodo del año anterior, cuando las cosas se encarecieron un 3,5%. El problema que algunos analistas ven en esas cifras es que los precios han bajado porque hay menos demanda. 

 

 


Entonces, no extraña del todo que en el segundo mes de este año la producción de la industria haya caído 3,2%. “El síntoma más claro de la desaceleración económica es la reducción en el consumo. Eso me preocupa de esta discusión. Hay una tentativa de culpar a la reforma tributaria, pero lo que pasó es que el momento de la reforma no fue el más propicio porque coincidió con esta desaceleración”, afirma Ricardo Bonilla, economista que formó parte de la Comisión Tributaria. Tanto Bonilla como Herrera están de acuerdo en que, de todas formas, el impacto que se tenía que sentir por el lado del IVA ya se asimiló. Los colombianos ya organizaron sus gastos de acuerdo con el aumento del 3% y dejarán de apretarse el cinturón.

 

 

 

Bien por el gobierno 

 


Según la Dian, en los primeros tres meses de 2017 los impuestos recaudados sumaron $32,4 billones; es decir, crecieron 7,4% respecto al mismo período del año pasado. La entidad afirmó que eso se debió principalmente al incremento del IVA.  Las cifras le vienen bien al Gobierno, que radicó en el Congreso una propuesta para sumar al presupuesto de la nación $7,7 billones, que se destinarían a los tres pilares de esta administración: paz, equidad y educación. 

 

 


Que haya más recaudo permite al Gobierno invertir más y, así, generar condiciones para que la economía se dinamice. Sin embargo, según la Red por la Justicia Tributaria, tener un buen recaudo no sirve si el Gobierno gasta muy poco e invierte de manera ineficiente, que es lo que ocurre actualmente. El ideal sería parecernos más a países como Alemania y Francia, que, de todo lo que su economía produce, gastan e invierten entre el 44,14  y el 57,33%.El gasto de Colombia está en un 29,44%, de acuerdo con Mario Valencia, vocero de esa organización. 

 

 

 

Menstruación e impuestos

 


Uno de los temas que más interés generaron durante el debate de la reforma fue el aumento del IVA que impactaría artículos que solo usan las mujeres, como las toallas higiénicas y los tampones. El grupo de Género y Justicia Económica de Justicia Tributaria promovió la campaña “Menstruación libre de impuestos” y de esta manera contribuyó a que en el Congreso el impuesto de esos productos no quedara con el 19 sino con el 5% de IVA. El próximo paso es hacer un seguimiento riguroso a los precios y ver si se han mantenido, caído o subido.

 

 


Para Natalia Moreno, economista de Justicia Tributaria, el tema era de vital importancia, teniendo en cuenta que el desempleo femenino es mayor (13,7% versus 7,8% de los hombres). La cosa no mejora para las mujeres en el mercado laboral colombiano, ya que la brecha salarial con respecto a los hombres ronda el 20% y, además, son ellas las que llevan a cabo un trabajo no remunerado, como el cuidado de la casa, los niños, los enfermos o los adultos mayores, durante cerca de siete horas al día. 

 

 


“El generador del impuesto prácticamente es la menstruación. Es un impuesto sexista y dirigido al único sexo que menstrúa”, afirma Moreno. Por esa razón, Justicia Tributaria está preparando una demanda por inconstitucionalidad en contra del artículo de la reforma que fijó el IVA en 5%. “Fue una victoria a medias. Hubo un alivio, pero hoy seguimos pagando un impuesto por menstruar. Al año, las mujeres aportamos 105.000 millones de pesos de IVA por toallas y tampones”, concluyó. 

 

 

Foto: Istock

778597

2017-05-04T13:00:52-05:00

article

2017-05-04T17:28:30-05:00

cromos

María Alejandra Medina

Estilo de Vida

¿Ya pasó lo peor de la reforma tributaria?

44

8395

8439