La evolución de la tricolor

Detrás del diseño de la tricolor hay una historia de mercadeo, patriotismo y, por supuesto, moda. Así ha sido su evolución desde 1945 hasta hoy.
Evolución de la tricolor

Referirse a esta prenda como un uniforme no solo es subestimar su valor, es negar su historia. Por 69 años la camiseta de la selección Colombia ha sido la tarjeta de presentación de un país que, por medio del fútbol, le ha mostrado al resto del mundo de lo que está hecho. 

1945 - 2
1945. La primera camiseta oficial, que la selección lució hasta 1947. El color blanco se relacionaba con el estilo clásico de los equipos europeos. Adefútbol, la máxima autoridad en futbol colombiano en el momento, optó por dejar el amarillo, azul y rojo a manera de banda en la mitad del pecho. 

 

 

1962
1962. Para el Mundial de Chile, el primero en el que participó la selección Colombia, más que una cuestión de inspiración, el diseño se debió a la superstición de que el azul era el color de los campeones de la época: Uruguay y Argentina. Hasta 1970 jugamos de azul oscuro con el escudo nacional del lado izquierdo.

 

Cada uno de los 25 diseños que ha tenido desde 1945 ha obedecido a una necesidad de adaptarse a la coyuntura. Definir qué vestirá un equipo de fútbol es casi tan importante o igual que escoger el once titular que va a jugar. Para los que piensan que es un poco exagerado, solo hace falta remitirse a 1867. En ese año la Asociación del Fútbol, máximo organismo del fútbol inglés, y el más antiguo del mundo, decretó que en lugar de gorras o bandas en los hombros o cintura, cada equipo debía escoger un color para sus camisetas y así no confundirse en la cancha. 

Desde ese momento quedó claro que, además de técnica y talento, al fútbol lo rige la moda. La comodidad a la hora de jugar está ligada directamente a lo que el jugador lleva puesto. Los primeros uniformes aparecieron oficialmente en 1870, cuando los colores de las camisetas estaban asociados con los clubes o escuelas deportivas, cuyos jugadores usaban pantalones por debajo de las rodillas, casi siempre con cinturón o tirantas. Las primeras canilleras aparecieron cuatro años después, cuando un jugador del Nottingham de Inglaterra cortó un par de protectores de criquet y se los puso sobre sus medias. 

Con el tiempo, profesionales de la clase obrera comenzaron a practicarlo, lo que obligó a los clubes a ser los responsables de comprar el equipamiento y financiar sus equipos. El fútbol se extendía por el mundo, pero Inglaterra era el único referente en tema de vestuario. Juventus de Italia, en 1903, adoptó un uniforme blanco y negro inspirado en el de Notts County,  mientras que el Club Atlético de Argentina hizo lo mismo con el Nottingham Forest.

Un año después la Asociación del Fútbol estableció que los pantalones debían ser más cortos (por encima de la rodilla) y que para ayudar a los árbitros a diferenciarlos, los arqueros vistieran camisetas de lana verde. La Segunda Guerra Mundial significó un cambio drástico en el diseño de los uniformes. Por cuestiones de racionamiento de recursos naturales y económicos, tuvieron que ser confeccionados con telas sintéticas y reemplazar los cuellos de camisa por cuellos en V que les restó elegancia. 

Fue en 1970 cuando los equipos compensaron la débil calidad de los materiales con diseños personalizados. El Real Madrid fue el primer equipo en poner a la venta un uniforme. Esto llamó la atención de marcas y compañías que comenzaron a patrocinar a cambio de estampar su nombre en las camisetas. Parece lejano pero la selección Colombia, controlada en ese momento por Adefútbol, seguía todo lo anterior al pie de la letra.

 

1971
1971. En el afán de ser parte de los mejores equipos del mundo, la Federación Colombiana de Fútbol decidió evocar a la selección de Holanda y resolvió que seríamos la «naranja mecánica criolla», con una camiseta color naranja con la bandera nacional cruzada en el pecho. Como si eso no fuera suficiente desatino, en 1980 el Ministerio de Educación emitió un decreto nacional mediante el cual el zapote era el color oficial de cualquier representante deportivo en el exterior. 

 

1981
1981. Volvimos al color blanco pero esta vez patrocinados por la marca francesa de ropa deportiva Le Coq Sportif. Este diseño, al igual que todos los anteriores, no representaba al país, por lo que en 1984 El Colombiano y Caracol lanzaron la campaña «Diséñela usted», que tenía como único requisito combinar los colores del tricolor nacional.

 

1985
1985. Fue así como por primera vez la selección salió al campo con sus verdaderos colores. Diseñada por María Elvira Pardo, era una camiseta de cuello tipo polo. La roja era la principal y la amarilla, la alternativa. Adidas se unió a la selección y fue el patrocinador oficial hasta 1987.

 

 

1994
1994. Con esta camiseta, la Selección participó en el mundial de Estados Unidos. En esa ocasión el nuevo patrocinador fue Umbro, la marca de ropa deportiva inglesa que, siguiendo sus lineamientos europeos, presentó un diseño más sobrio, con cuello tipo camisa y sin las franjas tricolores.
 

1990
1990. En cuanto a diseño, el cambio se ve en las franjas laterales debajo de los hombros y en el cuello. Su valor es más que todo sentimental, puesto que fue la camiseta con la que la Selección volvió a jugar en un mundial después de 28 años de ausencia. 

 

En su anhelo de jugar con los mejores equipos del mundo, nuestra camiseta no tuvo identidad. Fue el patriotismo de sus hinchas el que logró incluir el tricolor en el uniforme a principios de los ochentas. Desde entonces con el amarillo, azul y rojo hemos escrito una historia de sueños cumplidos, de derrotas, de sorpresas, de valentía, pero sobre todo, de amor y respeto por este deporte que claramente nunca pasará de moda. 

 

1998
1998. Reebok fue el patrocinador de este año, lo que representó un cambio radical en el diseño. El número del jugador se incluyó en la parte de adelante de la camiseta al lado del logo de la Federación Colombiana de Fútbol. El azul se empezó a incluir de nuevo, esta vez en bandas gruesas a lo largo de los brazos.

 

2001
2000. El patrocinador seguía siendo Reebok. Más que cambios, se hicieron ajustes en el diseño al incluir las franjas azules en los laterales y poniendo el tricolor en el cuello. Su importancia radica en que fue la que vistió la Selección cuando ganó por primera vez la Copa América.

 

2007
2007. El cambio de patrocinador se hizo evidente. Con la llegada de la marca de ropa italiana Lotto, la tricolor adquirió una apariencia diferente con el cuello redondo y la inclusión de líneas horizontales azules por toda la camiseta.

 

 

FBL-WC2014-BEL-COL-FRIENDLY
2014. Adidas regresó y, con ella, la alegría de volver a un mundial desde 1998. La franja azul, bordada con alusiones indígenas, es en honor al sombrero vueltiao. En la parte posterior del cuello tiene el hashtag #unidosporunpaís impreso sobre las alas del cóndor, mientras las líneas azules significan juventud, velocidad y dinamismo. Las franjas blancas en cuello y mangas simbolizan la paz. Pesa solo cien gramos.

 

Ilustraciones: Román Gallo
Fotos: Archivo El Espectador