Pharrell Williams, el hombre que puso a todo el mundo feliz

A sus 41 años, lanzó su segundo trabajo como solista, Girl, que incluye la canción Happy, un sencillo que ya es número 1 en 34 países.
Pharrell Williams, el hombre que puso a todo el mundo feliz

Si hay alguien a quien agradecerle que Pharrell se haya dedicado a la música, es a su abuela. Cuando tenía quince años, se sentó a su lado, y de la nada ella le preguntó: «Si te gusta tanto la batería, ¿por qué no aprendes a tocarla?». Fue uno de esos momentos en que todo tuvo sentido. Por lo menos para Pharrell, porque al día siguiente se inscribió para asistir al campamento de bandas del verano.

Estando ahí entendió que más que gusto por la música, lo que le sobraba era talento. Aprendió a tocar batería con ayuda de Ralph Copley, su profesor de percusión, a quien hoy menciona en casi todas sus entrevistas como muestra de agradecimiento. Él le enseñó que detrás de cada compás y de cada nota hay una intención. Que la música, más allá de entretener, debe comunicar un sentimiento, una emoción. (El que su canción más famosa se titule Happy no es casualidad).

En medio de sus clases, conoció a Chad Hugo, quien tocaba el saxofón. Estudiaban instrumen tos diferentes pero su visión musical era la misma. «Éramos un poco nerds, estábamos lejos de vernos como Kurt Cobain, así que optamos por producir música para otros artistas», comentó Williams en una entrevista para CBS. Fue así como crearon The Neptunes, que ha trabajado para Jay Z, Britney Spears y Rihanna, por solo mencionar algunos artistas.

Antes de trabajar con talentos de este calibre, Pharrell tuvo que pasar por actividades varias, entre ellas preparar hamburguesas en tres McDonald’s diferentes en Virginia Beach. 

US-2014-COACHELLA-VALLEY-MUSIC-AND-ARTS-FESTIVAL---DAY-2

En 1992 el esfuerzo tuvo efecto. Teddy Riley, músico y productor de estrellas como Michael Jackson y Bobby Brown, contactó a The Neptunes con el fin de escribir un verso para la canción Rump Shaker, del grupo Wreckx-n-Effects. ¿El resultado?, dejémoslo en que desde entonces el dúo de nerds comenzó a codearse con Madonna y Daft Punk (con quienes ganó el grammy a productor del año por la canción Get Lucky). Que su nombre estuviera al lado de estos artistas lo llenó de orgullo, pero también de curiosidad. ¿Qué se sentiría estar frente al público?

Decidido a que la gente conociera no solo su nombre, sino su cara, Pharrell lanzó In my mind, su primer trabajo como solista, en 2006. Contó con la colaboración de Jay Z y la producción de Chad Hugo, su socio y mejor amigo, pero la respuesta del público no fue la esperada. En el momento culpó a otros por su fracaso. Le tomó ocho años admitir su parte. «Mi error fue dejarme llevar por la emoción. Ese disco estaba lleno de ego, nada de lo que había ahí tenía un propósito».

Decidido a intentarlo de nuevo, pero esta vez poniendo en práctica las palabras de su profesor de percusión, lanzó su segundo trabajo discográfico como solista, Girl. «Quiero que mi música le suba el ánimo a la gente, que esté feliz, de ahí nació Happy». En menos de tres meses, la canción se ubicó en el primer lugar de las listas en 34 países. En Estados Unidos, la Billboard Hot 100 lo mantuvo en ese puesto durante un mes seguido. La Asociación de Industria Discográfica de América le dio disco de platino por vender más de un millón de descargas digitales en Estados Unidos, y se calcula que en lo que va de este mes el sencillo ha vendido más de 4 500 000 copias en todo el mundo. 

Sin embargo, no todo ha resultado tan feliz como su canción, al menos en relación con el video oficial. Hace poco se publicó la noticia de un supuesto plagio por parte del artista al usar imágenes de la película Girl walk/All day. Su equipo respondió que nadie involucrado en el rodaje había visto la película en cuestión. Pharrell, mientras tanto, sigue contagiando al mundo con su buen ánimo y su ritmo contagioso. Aplaudiendo –como dice la canción– como si esto que está viviendo fuera la felicidad. De pronto se aproxima mucho a lo que puede estar sintiendo justo ahora.
 

Fotos: AFP