Detalles exclusivos del Desafío Marruecos

El ojo de una reportera viajó junto a los participantes de esta gran aventura para revelar un poco de lo que no se ve en pantalla.
Detalles exclusivos del Desafío Marruecos 2014
Vio llorar a los concursantes,  estuvo a su lado viéndolos reír, disfrutar, luchar, aguantar dolores físicos, padecer mucha hambre, sentir sed, y entregar lo mejor que podían para alcanzar una victoria o disimular el dolor de una pérdida. Fotos exclusivas de un detrás de cámaras vivido en carne propia.
 
Los privilegios de ser famoso
 
En Frankfurt,  el penúltimo destino antes de llegar a Marruecos, el grupo de Celebridades aprovechó para tomarse sus últimas fotos con los celulares que aún tenían en sus manos. Allí tomaron un avión a Casablanca y luego un carro a Marrakech en el que viajaron durante cuatro horas. Ahí se acabó el paseo, las fotografías, los correos, el chat  y arrancó el Desafío.
 
 
Enfermedades sicosomáticas
 
Nana de Retadores, luego del juicio que tuvieron que enfrentar, en el que David le pide a su grupo que voten por él y así queda sentenciado, sufre un shock nervioso cuando se sube al carro que los llevará a su territorio. Los nervios se apoderaron de los Retadores porque saben que David es un hombre fuerte y si sale quedarán en desventaja frente a los otros grupos.  Manuela pide con fervor que vuelva en sí. Después de unos largos minutos la conclusión médica es: un ataque de estrés. Respiración profunda y un vaso de agua, la solución.
 
 
Ojos y mente bien abierta de los niños árabes
 
Los niños de la aldea Bereber cada vez que llegaba el Mensaje Póstumo, que veían a través de una tableta, no creían que de ahí salieran voces e imágenes de los participantes que ellos conocían. En la aldea no había ningún objeto que necesitara pila o cargador. Cuadernos y colores eran los únicos medios que los niños tenían para aprender.  
 
 
El valor de una cámara en un paseo
 
Con la llegada de Daniela y Adrián se forma el nuevo equipo de Retadores.  Para celebrar esta importante etapa del juego a la que llegaron, salen todos de paseo a Ouarzazate, a  cinco horas de Marrakech.  Plata para compras y una cámara fotográfica hicieron parte de este día tan alegre para ellos. En este punto del juego ya llevaban más de un mes inmersos en el desierto sin ver una cámara y un celular. Fue tal su felicidad que no pararon de tomarse las famosas selfies.
 
Mario Valencia, el director general del Desafío Marruecos, dejó locos a los árabes que no sabían si el colombiano les estaba hablando en árabe, bereber, inglés, francés o jeringonza.  Por la cara de ambos se ve que uno le dice al otro: ¿Usted tampoco entendió? 
 
 
 
Por: María Mercedes Sánchez A.
Foto: Cortesía Caracol Televisión