Maratón musical del Pacífico contra el coronavirus

hace 5 horas

«La Voz Kids es una muestra de un talento que va en crecimiento» José Gaviria

El productor musical nos contó su opinión alrededor de los participantes del exitoso programa.

¿Qué podemos esperar de tanto talento?

En 2005 regresé al país después de varios años produciendo y componiendo para distintos artistas, en su gran mayoría no colombianos. En agosto de ese año arrancó una gira en busca de talentos con Factor X. El proceso nos tomó unos seis años y siete temporadas en televisión. Otros programas exitosos siguieron y casi diez años después, lo que para nosotros ahora es normal, entonces solo se manifestaba como una posibilidad: en Colombia hay talento desbordante, insospechado e inmensamente prometedor.

Pero no es tan fácil como parece, por más habilidad que haya. La pasión que ha generado ver y oír cantar gente desde los ocho años de edad, no tiene igual. Pero ¿de quién nos acordamos? ¿Quién de ellos ha logrado penetrar el mercado musical y ponerse a la par de nuestra nómina de artistas nacionales conocidos? Es difícil nombrar más de tres o cuatro. 

Para entender dónde estamos es necesario un poco de historia. Hay que considerar que la industria musical entró en declive alrededor del 2003, gracias en parte a la expansión de la piratería. Cada vez se vende menos música. Las grandes disqueras ya no lo son tanto y sus departamentos creativos, que antes participaban de manera activa en la consecución de talento y el desarrollo de proyectos, hoy en día están reducidos a su mínima expresión. ¿Qué quiere decir esto? Que el mercadeo tiende a ser el área de la industria más importante, por su misión de potenciar los productos ya comprobados en el mercado. Por tanto, el desarrollo en sí de la mayoría de proyectos nuevos queda en manos de los mismos artistas, sus mánagers, los productores musicales y los sellos disqueros independientes.

Si bien es contundente el hecho de que los canales de televisión han hecho un gran trabajo en llevar a cabo los programas que nos tienen votando ansiosamente por nuestros participantes favoritos, lo cierto es que una vez el programa termina, los ganadores se enfrentan solos a la dura realidad del panorama musical. Los canales de televisión no son compañías disqueras y por eso no desarrollan carreras musicales. Su oficio es claramente otro. Por otra parte, las disqueras, que muchas veces ejercen la opción de firmar a los ganadores, están limitadas por presupuesto, en un negocio donde recuperar lo que se invierte es sumamente difícil. Y entonces, ¿cuál será el futuro de los talentos nuevos que aparecen de repente y sorprenden con voces a veces más grandes que sus cuerpos?

Ningún mercado musical es fácil y la industria del entretenimiento en Colombia aún está en proceso de desarrollo. Para sonar en emisoras, no basta que el producto cumpla con ciertos estándares o creamos que suena «bonito». Depende de muchas variables, de varios compromisos, del gusto del programador, de la tendencia del mercado y de la disposición de cada artista para realizar eventos y alianzas, todo con miras a sonar y tratar de cautivar público. 

Lo que estamos viendo en La Voz Kids es una muestra de un talento que va en crecimiento pero que viene de hace varios años. En los últimos diez, niños y adultos vienen viendo en sus pantallas un sinnúmero de concursantes en búsqueda de una carrera musical. Han visto lo que más funciona y lo que no tanto. Sin duda, las generaciones que vienen nos van a «pasar». Vienen con diferente disposición y tienen al alcance nuevos conocimientos, nuevas tecnologías y facilidades para desarrollar sus ideas. Pero esto que acabo de decir es aplicable a cualquier oficio. Es como funciona el mundo.

De cualquier forma, creo que sería muy relevante preguntarnos, más que si estamos a punto de exportar cantantes como futbolistas, si estamos listos o tenemos el mismo nivel de preparación, disciplina o formación que otros países de industria musical más desarrollada. Por un lado, los programas de estudios musicales son cada vez más impresionantes; y los egresados, cada vez más preparados. Pero hay poco campo de acción porque nuestro mercado es pequeño y, así, quienes hayan podido estudiar tienen pocos espacios para exponer su talento. Por el otro, los ganadores de programas de talento en televisión tienen que aprovechar el momento logrado con la exposición en pantalla. Pero esto no será suficiente. El público olvidará rápido si no hay constancia, y para la constancia se requiere mucho trabajo, mucha pasión y mucha inversión.

Por eso es importante no creer que, por figurar en televisión, la fama se ha alcanzado. Apenas con eso se abre una ventana. El camino es largo, o corto, según se vea. Largo si se decide trabajar y perseguir el sueño, cueste lo que cueste; y corto si se cree que todo se logró con salir en unas cuántas revistas y sonar un poco en la radio.

 


Puedes leer también:

La Voz Kids, historias de talento desde diferentes rincones del país

Talento y destreza

770996

2014-10-03T15:34:02-05:00

article

2016-06-21T16:54:44-05:00

redaccioncromos_252851

cromos

José Gaviria

Farándula

«La Voz Kids es una muestra de un talento que va en crecimiento» José Gaviria

80

6251

6331