La maldición de las niñas Disney

¿Qué tiene de especial el Club de Mickey Mouse para que al crecer, sus «pequeñines» revienten la prensa con escándalos?
La maldición de las niñas Disney

Hace una década las jovencitas que encabezaban titulares por sus controversias fueron Christina Aguilera y Britney Spears, quienes dieron vía libre a que ahora nombres como los de Lindsay Lohan, Miley Cyrus, Amanda Bynes, Selena Gómez y Demi Lovato no paren de sonar.

«Hit Me Baby One More Time» fue lo que «La princesita del pop» gritó una y otra vez a la prensa para figurar por sus escándalos, al tiempo que Christina liberaba el genio de todas las botellas que destapó y que le causaron grandes líos. Ahora, diez años más tarde, el rumbo en la vida de ambas cambió y ya son otros los personajes, que junto a Mickey, crecieron para generar polémica.

 

Lindsay Lohan

De la protagonista de varias películas infantiles en las que daba vida a inocentes niñas, de la cantante tierna y de la chica de moda que alguna vez fue, Lindsay Lohan, ya queda poco.

Escándalos por conducir en estado de embriaguez, entradas y salidas de prisión por posesión de drogas, adulterio, rehabilitación e incluso el boom de un romance lésbico es hoy lo que la pelirroja más famosa del mundo protagoniza.

Su más reciente escándalo fue la lista de alcoba que Lohan publicó, un documento en el que cuenta los nombres de al menos quince famosos con los que ha tenido relaciones de una noche, entre los que se destacan los nombres de Zac Efron, Ashton Kutcher, Benicio Del Toro, Orlando Bloom y Colin Farrell.

 

Miley Cyrus

Hannah Montana fue creado por Disney y protagonizado por un personaje de 15 años.  En el programa, Miley interpretó a una joven cantante que vivía una doble vida, para, posteriormente, protagonizar varias películas, realizar giras mundiales, tener un romance fortuito con uno de los Jonas Brothers y, así, forjarse una carrera.

No obstante, Miley  quería dejar atrás la imagen de Hannah Montana, de niña Disney, por lo que se cortó el pelo y se lanzó al estrellato con varios himnos de rebeldía que rápidamente mancharon la imagen de la estrella adolescente.

Ahora, con tan solo 20 años, Miley Cyrus es la bomba sexual de la música. Su provocación es protagonista de todo lo que realiza, al tiempo que va de la mano con la marihuana, pues ya está acusada de consumirla en público.

 

 

Amanda Bynes

Este es otro de los personajes que han dejado mal parado el nombre de Disney. Su carrera comenzó a finales de los años noventa, cuando protagonizó varias series infantiles y tuvo su propio espacio llamado The Amanda Show en la cadena Nickelodeon.

Recientemente, la joven actriz dio un cambio radical a su aspecto físico y entabló una batalla a través de Twitter con Rihanna y el bloguero Perez Hilton. Fue arrestada por posesión de drogas, dejada en libertad y nuevamente recluida por arrojar sustancias alucinógenas desde una ventana en su apartamento en Nueva York.

Gracias a la peluca azul con la que asistió a su juicio, Amanda desató rumores sobre su estado mental, los que se aumentaron cuando prendió fuego a su casa en California y roció con gasolina a su perro. La actriz fue internada en un centro psiquiátrico y diagnosticada con esquizofrenia.

 

Selena Gómez

La actriz de origen latino es otra de las niñas que poco a poco se ha desprendido de la imagen angelical e infantil de programas de Disney como Los magos de Waverly Place, para posteriormente abrirse camino en el mundo de la música.

Su nombre fue mundialmente nombrado cuando se conoció su romance con el también cantante Justin Bieber, con quien luego de varias rupturas y escándalos, regresó hace una semana.

Ahora, con 21 años, la imagen de Selena Gómez cambió rotundamente, pues es considerada como una de las sexis y provocadoras promesas de la música pop. No obstante, el panorama no es del todo color rosa, pues hace pocos meses la actriz tuvo que ser recluida en un centro psicológico para tratar su desbalance emocional, pues sus episodios depresivos eran cada vez más fuertes.

 

 

Demi Lovato

La carrera de esta joven actriz, cantante y compositora estadounidense inició en el programa de televisión Barney y sus amigos, para luego aparecer en películas de Disney Campamento de Rock 1 y 2.

En 2012 a Demi se le diagnosticó una grave adicción al alcohol y a las drogas, así como también desórdenes alimenticios que la llevaron a internarse en una clínica especializada, a mediados de ese mismo año.

Recientemente, Demi reveló en sus redes sociales que cumplió dos años sin probar las drogas, comentando que «Tengo 21 años pero desde  hace dos comencé a vivir. Estoy más que agradecida».

 ***

Así pues, el panorama para las futuras generaciones Disney es poco prometedor, en especial por la sobreexposición que tienen estas estrellas juveniles en el mundo del espectáculo desde tan jóvenes.