Coco Jadad, la colombiana que ocupó el primer lugar en iTunes

Con su dulce voz, su impecable inglés y sin disquera pasó a zancadas a Aerosmith, a David Bowie y a OneRepublic, con tres canciones que grabó por afición. Ahora es una artista Sony Music.
Coco Jadad, la colombiana que ocupó el primer lugar en iTunes

No era una quinceañera convencional. No soñaba con una gran fiesta ni un vestido rosado. Para su cumpleaños, Coco les pidió a sus papás un tour de rock por el mundo para asistir a los conciertos de algunas de sus estrellas favoritas. Vio en vivo a Madonna, a Paul McCartney y a los Rolling Stones, y cuando se preparaba para regresar a Colombia su papá la llamó para darle la sorpresa de que su recorrido no terminaba allí sino en Los Angeles, donde todo estaba listo para que grabara su primer disco. 

Hacía unos meses, José y Juan David Vergara –quienes trabajaron como promotores de artistas como Dragón y Caballero– habían oído a Coco cantar y le habían propuesto que grabara sus propias canciones. A la joven le encantó la idea y muy pronto les mandó tres composiciones –todas en inglés–. Los hermanos Vergara, entonces, supieron que era una joya en bruto y le mostraron su trabajo al productor estadounidense Evan Rodaniche, quien también reconoció su potencial e invitó a la joven a grabar su música como una profesional en The Emergency Room Studio. No habría ningún sello disquero detrás, no tenían la intención de sacar el disco a la venta. Era solo el cierre perfecto para la gira de rock perfecta. El último regalo.

Pero a José Vergara se le metió en la cabeza que tenían que subir las canciones a iTunes; estaba convencido de que serían un éxito. Coco no tenía nada que envidiarle a otras jóvenes revelaciones de la música, como Miley Cyrus o Selena Gómez, que mueven masas y venden por millones. Y tenía razón. Después de subirlas, ocuparon los tres primeros puestos en las listas de ventas. Overdose of the Heart, la más popular, estuvo siete veces en el lugar número uno durante tres meses. 

Su voz tiene carácter. En ella se siente la rabia que puede producir el desamor, pero también la ilusión que hay detrás de un romance que comienza. Su tono es delicado; sus letras, cercanas, y sus melodías, contagiosas. Desde que era una niña la música hizo parte de su vida. A los ocho empezó a tocar violín, flauta y xilófono. Luego, hacia los once, la guitarra se convirtió en su mejor amiga y con ella a su lado fue capaz de salir del baño, donde se escondía a cantar: «Aunque toda mi vida he cantado sin ninguna formación, solo hace un par de años me atreví a hacerlo en un escenario –le contó a CROMOS–. Cantar es como respirar para mí».

Se siente más cómoda cantando en inglés porque su familia materna es estadounidense y porque estudia en el Marymount, un colegio bilingüe. Por eso, cuando a los trece años comenzó a componer, también recurrió a esa lengua. «Todo comienza con un poema. Mi verdadera pasión es escribir. Luego eso pasa a ser canción».

Alcanzar el número uno sin una pizca de publicidad le abrió puertas. El eco de su voz se extendió hasta Sony Music y el sello apareció en su vida sin que ella alcanzara a buscarlo. Coco, cuyo nuevo disco saldrá en junio, es la primera latina que la empresa contrata para llegar directamente al mercado anglo. 

La barranquillera sabe que se dedicará a la música, pero no le interesa pensar en el futuro. Le gusta el presente. A los 16 años y en camino a convertirse en una estrella, siente que está en la etapa más emocionante de su vida.

Escúchala aquí.