Fumar marihuana: ¿un hábito recreativo o un hábito nocivo?

Estigmatizada por quienes nunca la han probado y glorificada por sus adeptos, esta droga blanda puede producir dependencia si no se la toma en serio a la hora de consumirla.

Pixabay

Cuando pregunto a mis conocidos marihuaneros si saben que el porro puede producir dependencia, se quedan en silencio y esbozan una expresión de no me vengas a echar cantaleta que yo sé lo que estoy haciendo.

Con esta afirmación no quiero darle la razón a los prejuiciosos que asocian la marihuana a películas de terror y a escenarios tipo el Cartucho. Ellos, por exagerados, pueden seguir reencauchando los clichés con los que crecimos los colombianos (También le puede interesar Cinco películas de terror que mi mamá se imagina cuando fumo marihuana).

No obstante, el vínculo con la marihuana se puede salir de las manos. Sé de muchas personas que tienen una relación sana con esta droga blanda y también de sé de otras que aún no se han dado cuenta que son adictos a ella.

Hay que preocuparse cuando no se pude un solo día  sin echarse unos plones.

Hay que preocuparse si usted es de los que necesita fumar al despertarse.

Hay que preocuparse si se idealiza el efecto y no se pregunta por el origen de la marihuana.

Para resolver dudas, consultamos al profesor Juan Daniel Gómez, neuropsicólogo especialista en el tratamiento de adicciones.

 ¿Qué les diría a los consumidores de drogas que sostienen que sólo lo hacen en ocasiones especiales, de vez en cuando?
Que las dejen un mes y me demuestren que pueden vivir sin la sustancia. Me pasa mucho con los rastas, que sostienen que la marihuana es una filosofía de la vida. Yo les digo “Muéstreme que usted no es dependiente de la sustancia”, y me encuentro con que no puede dejarla. No vuelven a consulta.

¿Es posible desarrollar un vínculo respetuoso con las drogas? Consumirlas con moderación.
Los pueblos ancestrales han establecido una relación sagrada con las plantas, que es ética, saludable, estética, que está controlada a través de rituales en donde juegan un papel importante en su sociedad. Podríamos aprender de ellos. Para mí, la única posibilidad para hacerlo es mediante un gran proyecto cultural. Prefiero la legalización a la marihuana medicinal, porque esto último, eso es un engaño enorme. Yo apostaría por un proyecto de largo aliento en donde haya una cultura alrededor del consumo. Quienes optan por el libre desarrollo de la personalidad deberían conocer cuál es el nivel de consumo mínimo que no genera problemas, que le permite ser funcional. Personalmente, yo no tengo problemas con una persona que meta drogas, lo que yo no quiero es pagar con mis impuestos su hospital, porque se está suicidando lentamente. Si él optó por hacerlo, que lo haga asumiendo las consecuencias de su propio consumo. ¿Por qué todos los ciudadanos tenemos que pagar con nuestros impuestos las consecuencias de su decisión?

¿Hay una medida recomendada para fumar marihuana?
El consumidor se fuma un porro del tamaño de un cigarrillo de tabaco, cuando la dosis efectiva para un adulto de 80 kilos es de cuatro o cinco plones. Para sentir su efecto se debe esperar unos minutos, y no seguir fumando hasta terminar el cigarrillo.