Céntrico, la experiencia de la fiesta y la cocina en un solo lugar

Un local que combina pista de baile, coctelería y gastronomía, enmarcados con una vista sobre Bogotá, de esas que no aptas para los que sufren de vértigo.
Céntrico, la experiencia de la fiesta y la cocina en un solo lugar

Son pocos y escasos los lugares en Bogotá que mezclan la oferta de bar y restaurante en el mismo sitio. En el piso 41 del antiguo Hotel Hilton de Bogotá se inauguró hace unos meses Céntrico, un local que combina pista de baile, coctelería y gastronomía, enmarcados con una vista sobre Bogotá, de esas que no aptas para los que sufren de vértigo.

El restaurante, hecho de piso a techo de baldosas blancas, con la tubería en rojo descubierta a la vista, con mesas de madera clara y sillas de cafetería vieja, crean un look contemporáneo, incluso industrial de toques nórdicos que a la vez resulta cálido y acogedor. Contrasta el ambiente blanco del restaurante que tiene la cocina abierta, con los tonos oscuros, de luces bajas de la parte del bar, para darle protagonismo a una de las mejores vistas capitalinas. El equipo de diseño conformado por Manuel Villa, Antonio Yemail y Juan David Diez, utilizó materiales recuperados, maderas oscuras y mosaicos de tapetes persas para darle personalidad al lugar.

El menú presentado en forma de cartilla de oftalmología está pensado para ir más allá de las ofertas facilistas que algunos locales ofrecen para acompañar la rumba y los tragos. Las raciones y entradas ocupan la mayor parte de la carta, pero también hay algunos platos fuertes para apetitos más generosos. Dentro de las raciones, unos pastelitos de pasta filo rellenos con trucha ahumada y papa criolla acompañados con suero costeño pueden convertirse en el sello del lugar.

El ahumado de la trucha impregnada de suaves humos es equilibrado y lo logra un productor local de Guatavita por medio de unos palos de guayaba agria traídos de la costa. La combinación con la papa criolla y el suero costeño es inesperada pero muy afortunada. Su chef, Francisco Pinzón, quiere ofrecer preparaciones simples de sabores colombianos, algunas mezcladas con recetas foráneas, logradas con técnicas modernas como la cocción al vacío y con el horno de convección para mayor control de las temperaturas y de las texturas. Su intención, es también apoyar a los productores locales y artesanales, siguiendo la tendencia mundial de que siempre lo más cercano es lo que resulta mejor.

Unos mini buñuelos en envueltos en jamón serrano encierran unas goticas de mermelada de uchuva y se acompañan con cebolla caramelizada. Ha sido uno de los platos estrellas del restaurante porque marida bien con destilados y porque son pequeños bocados que no necesitan de tenedor y cuchillo. Perfectos para picar. Pero si es cuestión de armarse con cubiertos, deliciosas las costillas de res Premium de cocción lenta durante 24 horas con salsa gravy, espuma de papa y cebolla crujiente. La carne casi que no necesita de cuchillo por su suavidad generada gracias a los cuidados del fuego lento, la combinación de la salsa y la papa hacen de este plato un activador del paladar nacional. Para los amantes del queso cabra, Pinzón creó, unas minicroquetas fritas al horno con chutney de remolacha y reducción de vino tinto sobre una cama de brotes verdes que le hacen honor a la mezcla de dulce y salado.

Sorprende la buena selección de vinos y a buenos precios, factor que resulta cada vez más difícil de encontrar en Bogotá. Si es para celebrar, nada mejor que las burbujas, en la carta se encuentran desde una Cava Gramona, de las mejores que produce España, hasta la exclusiva champaña francesa Dom Perignon.

Céntrico reúne en un solo ambiente una culinaria sin pretensiones, sabrosa y con toques creativos, sumado a los elementos de una buena noche de fiesta: una carta interesante de licores, coctelería, vinos y espumantes, una vista imponente y una buena selección musical que se pasea por varios géneros dependiendo del día.  

Temas relacionados
últimas noticias

Receta del día: lomo fino con pesto