Paqueticos de pasta filo rellenos de camarones

Una sencilla receta para compartir en familia. ¡Manos a la obra!
Paqueticos de pasta filo rellenos de arro

Ingredientes:

 

1 paquete pasta filo

6 cucharadas de mantequilla derretida

Aceite para freír.

 

Para el Relleno

200 gr de camarón

1 cucharada de aceite de oliva

1 cucharada de cebolla cabezona finamente picada

1 cucharadita de ajo finamente picado

½ cucharadita de ají dulce o de jalapeño finamente picado

1 y 1/2 tazas de arroz cocinado

4 champiñones picados

1 cucharada de cilantro

2 cucharadas de suero costeño

Sal y pimienta al gusto.

 

Salsa de vermut con vegetales

1 cucharada de aceite de oliva

1 cucharada de cebolla roja finamente picada

4 cucharadas de zanahoria pelada y cortada en cubos pequeños

2 cucharadas de pimentón rojo cortado en cuadros pequeños

2 cucharadas de pimentón verde o de calabacín verde cortado en cuadros pequeños

4 cucharadas de flores pequeñas de brócoli

½ taza de vermut blanco

1 taza de caldo de vegetales

½ cucharada de cebollín finamente picado

1 a 2  cucharadas de mantequilla

Sal y pimienta al gusto.

 

Preparación

 

1. Primero elabore el relleno. En un sartén caliente el aceite y sofría la cebolla, ajo y ají dulce por tres minutos a fuego medio. Añada los camarones y salpimiente. Continúe la cocción por dos minutos más. Agregue el arroz, los champiñones y el suero costeño. Incorpore todos los ingredientes y cocine por unos minutos más. Deje enfriar.

2. Corte 12 rectángulos de 6 cms por 4 cms. Disponga un rectángulo sobre otro formando una cruz. En el centro ponga dos cucharadas del relleno y cierre formando un paquetico. Con una brocha unte la mantequilla derretida. Realice lo mismo con el resto de masa de pasta filo y relleno.

3. Engrase ligeramente una lata de hornear. Ponga los paquetes de pasta filo y hornee por 10 minutos o hasta que la masa esté crocante y tome un color dorado.

4. Para la salsa, caliente el aceite en una sartén y sofría la cebolla con los pimentones y zanahoria por tres minutos. Agregue las flores de brócoli y vierta el caldo y el vermut. Reduzca hasta obtener la mitad de la porción original. Añada las hierbas, sal y pimienta al gusto. Finalice la salsa con la mantequilla para dar la consistencia adecuada.

5. Divida la salsa con los vegetales en cuatro platos y ponga los paqueticos decorativamente. Sirva.

 

Nota:

Puede reemplazar el vermut por vino blanco.

 

Para un buen resultado:

1. Descongele en refrigeración desde el día anterior. Se sabe que está descongelada cuando las hojas se desprenden con facilidad. Si la masa continua fría déjela fuera de la nevera, lejos del calor o la luz solar.

2. Las hojas de la masa filo se secan con el contacto del aire. Por esto cuando  tenga la masa fuera de la nevera manténgala tapada con papel de cocina  húmeda o un limpión ligeramente rociado con agua.

3. Unte mantequilla derretida entre hoja y hoja y obtendrá una superficie dorada y las hojas se separarán ofreciendo una textura crujiente. Aromatice con hierbas y especias para impregnar las hojas con un sabor especial.

4. Para conseguir esta textura crujiente se tiene que hornear a temperaturas altas (190ºc- 375ºf) por unos minutos. Recuerde que la pasta filo se cocina muy rápido por su consistencia delgada.

 

 

5

Olga Herrera
Directora Progama Sommelier del Gato Dumas

 

Sugiero un vino espumoso. Se puede elaborar en cualquier región, pero los más célebres en el mundo son los de las denominaciones de origen como Champagne, Cava y el Prosseco. Son bebidas frescas, con buena acidez y con carácter frutal que permiten acompañar preparaciones ligeras a base de pescados, mariscos o salteados de verduras como el plato en mención. Atrévase con los espumosos como acompañamiento de comidas y deje de lado el uso tradicional de celebración o festejo.  

 

postre

 

Tome ½ libra de pasta filo y  mezcle una taza de manzana en cuadros, banano, jugo de limón, uvas pasas, 1/2 cucharadita de canela, 2 cucharadas de nuez de Brasil y 3 de azúcar. Corte cuatro cuadros de pasta filo. Distribuya el relleno cerca del extremo del cuadrado. Doble hacia adentro y enrolle. Con una brocha unte mantequilla derretida. Hornee a una temperatura de 350ºf (180ºc) por 8 o 10 minutos. Corte los rollos en forma diagonal y sirva con helado de vainilla.

 

masafilo

Para los aficionadas a la etimología, el nombre filo proviene del griego Phyllo que significa hoja. Es una pasta que se compone de múltiples hojillas de masa, y al cocinarlas se obtiene una masa crujiente de textura inconfundible. Podemos hacer preparaciones dulces y saladas. Entre las más comunes están las tartas, rollos, empanadas y pasteles. Los métodos de cocción más apropiados son el horno y la fritura. La masa filo ha sido representante en muchos platos del Medio Oriente, Turquía y los países de los Balcanes. Entre estos encontramos el Spanakopita: una tarta salada griega rellena de espinaca y queso feta. El blaclava: delicioso pastel, que mezcla nueces entre las láminas de la masa y se baña con jarabe de miel. 

Esta masa es muy difícil de elaborar y se necesita mucha habilidad. 

 

Sabías que...

La masa filo es muy versátil en la cocina. Una de sus ventajas es que se puede mantener en congelación por mucho tiempo, cerca de seis meses. 

- Es un producto que nos puede ayudar a preparar platos salados y dulces en poco tiempo. Es el caso de un postre de rollos de pasta filo rellenos de frutas. 

- No se desgaste tratando de prepararla en casa, la chef recomienda comprarla en los principales mercados en la sección de congelados. 

te

 

El reloj da las 5 de la tarde. Es la hora del té. Esta tradición se originó en 1606, cuando la bebida irrumpió en las costumbres del imperio británico, proveniente de China. Arribó a los puertos imperiales y con el tiempo se volvió la bebida ícono de Gran Bretaña. Comenzó a consumirse entre los aristócratas y miembros de la corte, que eran los únicos que podían pagarlo. Fueron los ingleses los que incorporaron las arandelas de la hora del té. La duquesa de Bedford, de refinadas costumbres, invitaba a sus amigas a tomar té con exquisitos pasteles, confituras y panecillos con mantequilla, mermeladas y la famosa  crema batida  de Devon. 

El momento del té se volvió moda. La misma reina Victoria acogió la costumbre. 

Fue tan importante que los modistas cosían diseños para atender esta hora. El azúcar se revolvía sin hacer ruido, la  jarra se calentaba con agua caliente, las tazas  de porcelana se tomaban con delicadeza, siguiendo una guía de finos modales, que todos compartían.

 

Aquí entre nos...

A la directora del Festival Iberoamericano de Teatro le gusta la cocina, y cuando se dedica a estas labores pica porciones grandes para que la comida se vea cuando la sirve. Uno de sus secretos lo encontró en España: una piedra que quita el olor a ajo y cebolla cuando pica. 

 

¿Cómo cocinera es…?

Excelente. Cuando regreso de viaje mi maleta pesa mucho por todo lo que traigo para cocinar. Cuando estoy cansada lo único que leo son libros de cocina.

Un condimento que la haya sorprendido.

La primera vez que me encontré con el gran masala, me encantó. 

¿Qué no le falta?

Las sales. La ahumada me encanta, la sal de trufas, la sal de maldón, cada vez que voy a España traigo una cajita.

Un plato de sus viajes…

Depende, me gusta mucho la comida mexicana. La mediterránea, la que es entre árabe e israelí. En Japón descubrí que son más que sushi. 

¿Qué no come?

Visceras.

¿El plato que más prepara?

“A la nevera”, como dicen mis amigos. Lo que haya en la nevera. Me gusta desarrollar ingredientes colombianos. Preparo mucho arroz con guascas.

 

 

FotorCreated

 

Fotos: David Schwarz

GatoDumas

www.gatodumas.com.co
Autopista Norte # 86 - 21 Costado Occidental, Bogotá 
Tel.: (+57 1) 610-2593 / 5282 

 

Producción: SI Producciones
Accesorios cocina: cachivaches
Calle 109 No. 17 - 83, Bogotá
Asistente cocina: Olga Lucía Ávila

 

últimas noticias